03 octubre 2016

La Abunani

Este es mi regalo de cumpleaños… es el regalo que se me ocurrió ayer domingo, un día antes de su cumpleaños!!

Quién es la Abunani?.. Se llama Maria Antonia Ramirez (Rodriguez, Salazar, Valbuena, Avendaño..) así siempre han bromeado en casa con su nombre. La conocimos hace muchísimos años, cuando mi tía Celina la llevo a casa y la presentó como su amiga del trabajo. Ambas se hicieron amigas, mientras trabajaban en las casas de familias que vivían en el hatillo, lo sé porque en algún momento alguna de las dos me lo contó… bajaban al jardín a llevar a los niños en las tardes, después de todo el oficio del día, y mientras los niños jugaban, ellas se ponían al día con las cosas de sus jefes, las recetas, los amores, los vallenatos y todas las cosas de sus vidas.
Pronto tendría su primera hija: Eva Maria, quien se crió con nosotras desde chiquita, era nuestra muñeca y luego la humanizamos para convertirla en hermana. Pasaron fiestas, reuniones y fin de años, que nos unieron todos los fines de semana que fue posible para celebrar, comer, bailar y limpiar. Reunirse en la casa, era uno de los tantos nexos que compartíamos muy relacionado con Colombia, eso que todo inmigrante extraña de su cultura, y que en el país donde va, lo revive con la gente de su propia tierra: comer sobrebarriga, preparar tamales, escuchar vallenato, y tomarse un aguardiente. Todo y más, si era posible lo compartimos con Maria Antonia. Luego vendría su otra hija Mayrebi, a quien poco conocimos de pequeña, pero de grande se convirtió en otra hermana heredada….

Con los años lo decreté, si la vida me regalaba la oportunidad de ser mamá, yo quería que Maria Antonia me ayudara. Yo no sabía con precisión que su experiencia profesional era cuidando bebes, tampoco que cocinaba rico, y que era tan organizada y cuidadosa bajo el control de una casa. No lo sabía. Pero cuando pensé en ella, no estaba pensando en eso, creo que pensaba que ella era muy buena y que podría confiar en ella, toda la vida conociéndola, en quién más podría confiar.
La vida me dio un regalo hermoso, una hija linda que al nacer ya tendría alguien que pensaba como cuidarla. El día que anuncié lo del embarazo, ese día Maria Antonia también estaba invitada. Ella estaba tan contenta como mi familia, y ese día le hice la propuesta de trabajar conmigo para que cuidara de nosotras, y así fue, un mes después de nacer estaba en la casa, y de repente, ya vivía con nosotras. Desde ese día se cristalizó un compromiso, que siempre he pensado que nos une con mi tía Celina, su amiga del trabajo, y ahora más que nunca con Sofi, que es como otra mamá para ella.

Y cuando se volvió Abunani?... bueno pensando y pensando, desde los meses de embarazo y cuando nació Sofía, se me ocurrió que ella era una mezcla de Abuela con Nana, y que mejor que llamarla Abu-Nani. Así se quedó… y hasta hoy, yo y mi hija la llamamos así. Es así cómo pasa que a la gente que se quiere mucho y se le pone un sobre nombre. También es así como pasa, que la gente que no es tu familia, la quieres como de tu familia y llega a ser familia. Es así como ocurre, que para su cumpleaños se me ocurrió regalarle estas líneas y las fotos que la acompañan… luego tendré que buscar una receta de torta en internet, para darle otro regalito.
Feliz cumpleaños Abunani!!!
Y gracias por estar en nuestras vidas!!!
































02 octubre 2016

Los que se quedan... los que se van...

Buenos días!!!.... Hoy me desperté temprano.

Acá en venezuela, hoy son las 6:30 AM y en muchos otros lugares del mundo, son otras horas probablemente.

Ayer, a las 6:00 pm uno de los pocos y más cercano primo que tengo en venezuela, por parte de mi mamá, partió a vivir a España. Y en España creo que son 6 horas de diferencia con respecto a venezuela.

Me alegra mucho por mi primo, aunque nació acá, decidió irse a los 45 para empezar una nueva vida allá. Se fue con su pareja: madura, buena e inteligente, que no conocíamos hasta hace 4 días, pero que él si conocía desde hace mucho,  y lo más  importante, se quieren.

Se fue sin empleo, ni papeles y tampoco con millones en el bolsillo, pero estoy segura que se fue con lo más importante: certeza y convicción.
Se fue a intentarlo todo y no tiene pasaje de regreso.
Se fue porque se canso de intentarlo y creer que acá, las cosas podrán mejorar pronto.
Se fue porque quiere tener un futuro diferente, que incluye trabajo, salud, amor y tranquilidad.

Creo que hizo lo correcto.

Y en estas circunstancias, me ha dado un maravilloso ejemplo.

A Pesar que no nos veíamos con frecuencia, creo que me hará mucha falta. Y lo pienso porque mi familia que es muy grande, por parte de mamá y papa , nunca los he vivido como un familion me refiero a eso de: cenar en casa de la tía, ir al cine o una fiesta con los primos, hechar cuentos hasta tarde de la familia...

Muchos de los tíos  y tías, son inmigrantes de padres colombianos y nacidos en Colombia, mis tíos viven muchos en Colombia y otros tantos en venezuela. No tengo tíos en otra parte del mundo.
Y entre Colombia y Venezuela, aunque son muchos y distribuidos por todas partes: Bucaramanga, Cucuta, Merida, Apure, Barinas y caracas, no los veo tanto ni tan seguido como para vivir como un familion.

Mi familia también se amplió a los amigos que tengo acá . Y son tan valiosos o importantes como la familia que tengo más allá.

Debe ser este mi tema de meditación del domingo: los que se quedan, los que se van... y la familia siempre volverá.

Les comparto algunas fotos de lindos recuerdos con mi primo, son como augurios para su futuro!!
Y también, de alguna forma, mi más sentido hasta pronto.