21 noviembre 2015

Escasez de Medicinas (3ra entrega)

Desde el 2013 hasta el presente (septiembre 2015) en Venezuela las condiciones han empeorado sustancialmente con foco especial en la salud, la alimentación y ciertamente, la seguridad.

La edad promedio del venezolano es de 27 años y la expectativa de vida de 74, dentro de las principales causas de muerte se encuentra las enfermedades del corazón y la muerte por violencia. En cuanto a salud se trata, se estima que el gasto promedio del venezolano se encuentra en 4% del PIB, mientras que el consumo promedio de medicamentos per capita alcanza las 24 unidades, adicionalmente, el 80% de la población cancela de su bolsillo todo lo relativo a salud y medicinas.
El desabastecimiento de medicinas ha llegado desde lo más sencillo a lo más complejo, productos para la gripe o productos de alto costo para el tratamiento de enfermedades crónicas, medicamentos oncológicos o cardiológicos,  entre muchos otros, tienen índices de escases entre 30% y hasta 80%. Los insumos médicos para la realización de cirugías, transplantes y atención en las emergencias de hospitales y clínicas, presentan desabastecimiento constante. Por ejemplo, la solución fisiológica es un producto esencial y de bajo costo que normalmente lo tienen los centros de salud, para poder realizar la intervención en condiciones “normales” un paciente que va a realizarse cualquier procedimiento operatorio debe conseguirla y llevarla, además de llevar los insumos esenciales como: guantes, gasas, inyectadoras…. No importa el caso o la prioridad que se tenga, el paciente debe llevar sus insumos, de lo contrario no puede ser atendido.  Lamentablemente, el Estado en este momento no es garante del derecho a la salud, en todo el territorio nacional.

Por su parte los laboratorios y comercializadoras de productos para la salud, se encuentran de manos atadas. La mayoría de los productos tienen regulación de precios desde el 2003, es por ello que se vuelve imposible para las empresas de la industria sostener de manera eficiente su participación en el mercado nacional. Por su parte, la importación de los mismos depende no solo de la burocracia gubernamental y de sus permisologías sino también, del control cambiario (6,3 Bs por dólar), los trámites en aduana, el pago de la deuda en USD y finalmente, se encuentran con la barrera de la repatriación de capitales.
Los principales laboratorios transnacionales y locales, pequeños y grandes, se han visto en la necesidad de ajustar sus estrategias en el mercado venezolano, con foco en la maximización de sus recursos cada vez más limitados, y ciertamente, en la eficiencia de los procesos de distribución de los mismos, para garantizar en la medida de lo posible, su permanencia. Es un reto y una prioridad para la industria farmacéutica en este momento, enfocar el tiempo y la inversión, alineados a la sostenibilidad y rentabilidad de un negocio que decrece mes a mes. Lamentablemente, la prioridad de la salud y las medicinas se estancó en una economía que no entiende de la complejidad del aparato productivo de la industria de la salud, y que ciertamente, tampoco el gobierno tiene capacidad para manejarla. 

Fuentes adicionales:
Escasez de medicinas en Venezuela. (Spanish) And-News Octubre2014
Escasez de medicina en Venezuela se estima en 70%(Spanish) - El pitazo Abril 2015
Sistema contra escasez de medicinas en Venezuela(Spanish) - AFP Mayo 2015