13 marzo 2014

La Veneración a la Vida


Hace algunos días recibí la llamada de mi muy querida maestra y hada madrina, Itala Scotto. Entre tantas palabras y lindos deseos, me habló de la relevancia que por estos días tiene para mi vida personal Venerar la Vida, haciendo énfasis que tal Veneración pasaba justamente por la tranquilidad de estar en resguardo y tener el tiempo (todo el tiempo que puedo) para venerar la presencia de mi hija, que es la vida misma. Así, como un espejo de mi propia vida, Sofía Anastasia hoy es el centro de mi veneración y tributo a la vida, que significa en este pasado 02 de marzo, la celebración de mi cumpleaños 38.

Probablemente, muchos amigos hermosos no saben que desde el 12 de Febrero, el día del nacimiento de Sofía, estoy abocada por completo a cuidarla, conocerla, quererla y sobre todo agradecerla.

Ahora que lo pienso, su cumpleaños será celebrado durante toda su vida, el día de los jóvenes. Ese día de batallas ganadas a fuerza de energía vital que proviene de la juventud, que no creo que sea una juventud cronológica, sino más bien la Juventud del alma. Un alma joven siempre tendrá vida y será capaz de levantarse ante las adversidades, los triunfos y las derrotas, para continuar conquistando los deseos de su alma, justamente así es Anastasia! y esto justamente, es lo que celebro al venerar la vida que se ha formado en mí, y ha llegado anticipada sorprendiéndome al extremo, para regalarme el mejor y más único bien preciado que pueda tener en esta vida: Ella y su presencia.

Celebré mi cumpleaños 38 con la reflexión, de que ahora soy madre, y entonces me doy cuenta de eso que todos sabemos: que las madres siempre se desplazan a sí mismas para colocar a sus hijos primero. Lo estoy viviendo y me hace profundamente feliz! Estos días previos que han sido de tanta exaltación y novedad, han pasado para llevarme poco a poco a la quietud. Me han servido para preparar mi cumpleaños, y este año lo ha hecho mi hija linda con su llegada anticipada, me ha preparado para cumplir años y nacer nuevamente a la vida, a través de su propio nacimiento. Es hermoso! A quien se le hubiera ocurrido un regalo más original y único?...

Todos quienes me conocen y han tenido la oportunidad de celebrar mi cumpleaños, saben que año tras año le dedico tiempo importante a planificarlo y llenarlo de detalles memorables, que siempre son compartidos de una u otra forma con todos aquellos a quienes aprecio. Este año la fiesta será intima, no planificada, sin invitaciones, ni viajes fantásticos, ni sombreros o alas… Este año la fiesta me la ha organizado mi hija!! En su cuna, a esta hora y después de comer, descansa placida y feliz, y al verla a ella me veo en parte a mí… Ella con sus manos juntitas y dormidita de lado, me recuerda mi propio descanso, ese que hace meses cambió y ella con su presencia (y buen ejemplo) me invita a retomar. 
 Así empieza a celebrarme mi cumpleaños esta pulguita hermosa que tengo por hija, que sonríe siempre que puede, cuando duerme, después de comer, e incluso cuando la cambio. Ella me sonríe en esta madrugada de mi cumpleaños, y me llena de una alegría sin igual sólo con sus sonrisas.

Y pienso en la gratitud a la madre, esa que comercialmente celebramos una vez al año, pero que definitivamente deberíamos celebrar cada mañana o a la hora exacta de nuestro nacimiento. Agradecer a nuestros padres la vida. Gracias mamá y papá por la vida que me han dado, no importa cómo haya sido! Me la han dado!! Y aún hasta la madrugada de hoy, del año 38 de mi vida, siguen dándome refugio y resguardo, alimento, calor, apoyo, me dan todo su amor, a su manera. Lo siguen haciendo, aún hoy tan grande que ando a mis 38. Ese es el amor de los padres que una no lo ve con tanta claridad, sólo hasta cuando la vida te da esa oportunidad. Gracias también a ti Sofía!

Parecerá obvio, pero tengo un pensamiento de esos que se convierten en meditación, que me acompaña desde el nacimiento de la niña, tiene que ver con lo Finito de la Vida! Cierto que la vida en sí misma es infinita… pero para nosotros lo mortales, estos que nacemos y morimos sin saber cuándo ni dónde, la vida realmente es finita, lo he descubierto por estos días! Tiene un tiempo, que aunque indeterminado es un lapso que descubrimos día a día, a través de la propia vida!... Ya sé que al leerlo ustedes dirán, “claro Alexandra, es Obvio”… estoy inquieta con esa verdad, y la vivo con intensidad al ver que mi barriguita de nueve meses que me hizo tan feliz, ya no está, los meses pasaron “volando” entre fiestas, alegrías, familia, ocurrencias, ilusiones, trabajo y amigos, compras, y mucha felicidad. La cosa es que Ya pasó! Se fue! Se acabó! Me alegra mucho haber vivido este tiempo maravilloso llena de alegría y acompañada de gente hermosa que completó mi felicidad. Ahora, esa barriguita se convirtió en una hermosa niña que está viva en mis brazos, que ríe, come, crece, hace #2 con mucha frecuencia, y sobre todo respira y transmite Vida. Me da, tanto susto como inquietud que el tiempo pase!!! Sí, sí! No quisiera que el tiempo pase!!!… Jajajaja sé que es tonto este pensamiento, propio sólo para los Dioses o de la Vida en sí misma. Ayer entre risas pre-cumpleañeras bromeaba sobre la idea de los próximos cumpleaños… jajaja creo que serán cada dos años!! Se imaginan…

Bueno queridos amigos, de eso tratan mis pensamientos por estos días, movidos en los afectos y especialmente llenos de alegría, y no puedo negar, que de algunas nostalgias. Finalmente, CELEBRÉ MI CUMPLEAÑOS de una manera única, y fue la mejor fiesta de cumpleaños que pude tener. La fiesta de la vida acompañada por mi hija y  mi familia.

Les dejamos abrazos y cariños, y el anticipo en imágenes de las edades de Alexandra Ochoa, esa que hoy es madre y que seguro algo de ella tendrá su fantástica hija, Sofía.