08 julio 2014

Por estos días en Colombia recordando a Ecuador...

Ando muy pendiente de no dejar pasar la oportunidad de recordar.
Esa frenética necesidad de todos los seres humanos... eso que nos permite no olvidar.

El año pasado, durante el mes de Abril (creo que para los días de Semana Santa) estuve en Ecuador, en mis primeras vacaciones del 2013. La intención de ese viaje era darme un regalo por el cumpleaños 37, conocer un poco más el país y compartir con mi amigo Norberto y su hermosa familia. Con este afán de recordar, y por poco más de un año, tengo el deber afectivo al pendiente con estas líneas. En definitiva, fueron poco menos de diez días llenos de alegría y hermosos lugares, gente llena de sonrisas, comidas deliciosas y sobretodo, el cariño hermoso de una familia Suiza que habita esas tierras.

Mi primera parada fue en Cuenca, la ciudad de los 4 ríos y la tercera ciudad más importante de Ecuador. Es Hermosa, "pequeña" y muy acogedora. Recomendaría este sitio para ir con la familia, caminatas agradables por la ciudad, a cualquier hora del día son especialmente reconfortantes. La gente, sus costumbres, y la comida! son lo mejor que podrías encontrar.

No pueden perderse el mercado de Flores que habita en el centro, adyacente al templo principal de Cuenca. Las mujeres, vestidas bellísimas rodeadas de flores de todos los colores... y que decir de la devoción que impregna el lugar... es como el mismo olor de las flores! Es imposible no rodear y entrar a la nueva catedral de la ciudad, descubrir y apreciar sus cúpulas que destacan en cuanto a su arquitectura.

















En mi estadía encontré el lugar perfecto para mi merecido descanso!!!... Un Spa donde te tratan como a una Reina (Rey). Lo disfruté muchísisimo se llama Piedra de Agua Si están en el lugar, tienen que ir! es un imperativo para la vida, darse la oportunidad de disfrutar los masajes, el agua, el barro, los tratamientos, y sobre todo, la calidad humana del personal que labora en este lugar. Agradezco infinitamente a mi enlace en Cuenca, quien me llevó a este sitio tan especial!











Y para Cerrar en grande mi visita a cuenca, mi amiga de enlace me llevó a uno de los mejores restaurantes de la ciudad. Una experiencia gastronómica Deliciosa!!! que después del Spa se convirtió un deleite para todos los sentidos. Se trata del restaurante Tiestos, un lugar fascinante!! de esos que uno no puede perderse en la vida. Y como todos los lugares que conozco, y que me fascinan tienen algo en común, este sitio no sería distinto, su GENTE! y su Chef el mismo dueño, te atienden con una cercanía que sólo te puede recordar a tu casa. 

Tuve la oportunidad de conocer a Juan Carlos Solano, el artista de la comida, que decidió ser feliz en una cocina y me contaba que todo había nacido gracias a su abuela, y el secreto para todo aquello, tenía que ver con el amor con el que se hacía la comida en su casa. Entre el amor, y la pasión por descubrir los miles de sabores que tiene la culinaria ecuatoriana, este hombre simpático y alegre, me regaló en dos de sus especialidades el sabor del mar y la tierra ecuatoriana, a través de los tiestos de barro que atesora en su cocina, y que son la clave de la deliciosa comida que prepara. Es imposible olvidar que acompaña el festín de sabores con 6 deliciosas y distintas guarniciones. Es una Explosión de sabores lo que pasa, es una experiencia que el paladar debe tener... y que decir del postre!!!  es indispensable acercarse al lugar.

Tengo entendido que ya cuenta con una nueva dirección. Cuando fui era necesario hacer reserva, no sólo por la alta demanda, sino porque el lugar es acogedor y entrañable, tuve la alegría de llegar y contar con una de las mejores ubicaciones en mesa, además de la compañía de Juan Carlos quien mientras nos contaba de los sabores y las delicias de sus tiestos, danzaba por todo el restaurante atendiendo cada una de sus mesas. Espero que las nuevas instalaciones mantengan este espíritu. 

Debo confesar que fui afortunada ese día, después de la experiencia visual y sensorial de Piedra de Agua, para luego deleitar y llenar de placer mi debilidad por la buena comida, fue por decir lo menos, absolutamente excitante para todos los sentidos.




Después de Cuenca, uno (al menos yo) espera algo no menos excepcional. Sin embargo, debo recomendar que en la ruta de viaje si se incluye Quito y Guayaquil, empezar por esta última, que si bien no es la capital es considerada la primera ciudad con mayor densidad poblacional del país. Es definitivamente una ciudad muy completa, grande y seguramente con lugares y atractivos turísticos de interés. Debo confesar que mi enamoramiento por Cuenca, nubló esta visión de la ciudad. El calor húmedo que me recibió, supongo que propio por su ubicación y las adyacencias al río Guayas, era devastador para mi animo turístico. Estuve allí un par de días, acá les comparto algunos de los lugares que pude recorrer.












En mi ruta de viaje también estaba pasar por Quito, conocer un poco más de esta hermosa ciudad que siempre tiene lugares hermosisimos por disfrutar. Luego me iría a Ibarra a pasar algunos días de verdadero descanso en casa de Norberto, territorio Suizo (por cierto) donde el rojo y el blanco se funden como el corazón y la leche, fuente principal y secreto de la empresa que mi gran amigo lidera: Floralp. En esta ocasión tuve la oportunidad de ir a RE-conocer Zuleta, es que cuando fui la primera vez me enamoré de ese sitio!... por pena y solo tiempo después, confesaría mi amor por un lugar tan parecido a nuestro páramo venezolano, que supongo eso fue lo que me enamoró.

En este hermoso lugar se encuentra la Hacienda Zuleta un lugar para quedarse!!! es el lugar perfecto para los amantes de la tranquilidad, la naturaleza, y sobre todo de la gente y la comida casera. Es el sitio perfecto para conocer de una manera especialmente hermosa, la geografía ecuatoriana y sus especies. Una hermosa casa-hacienda que tiene todo para ser perfecta! caminatas, cabalgatas, deportes y muchas actividades al aire libre. Imaginas la hacienda de tus sueños en los andes ecuatorianos!?... eso es este hermoso lugar.










Cuando lo pienso, fui muy afortunada!! y lo sigo siendo! Pues conocer a una persona en un congreso, donde normalmente va tanta gente, y quedarse de amiga con el tiempo, es una Fortuna!... Norberto me ha dado la oportunidad de conocer a Ecuador, Suiza, a él y a (casi toda) su familia. Y eso en definitiva, después de mucho, se convierte en un bien invaluable.

Yo de Suiza no tengo nada, y de conocimiento, relación o afinidad con la industria láctea menos.. lo que nos unió supongo que tiene que ver con la humanidad, con esa disposición y apertura para conocer a alguien diferente.
Al final y después de todo, esto es lo que cuenta, abrirse paso por el mundo a través de la amistad.

13 marzo 2014

La Veneración a la Vida


Hace algunos días recibí la llamada de mi muy querida maestra y hada madrina, Itala Scotto. Entre tantas palabras y lindos deseos, me habló de la relevancia que por estos días tiene para mi vida personal Venerar la Vida, haciendo énfasis que tal Veneración pasaba justamente por la tranquilidad de estar en resguardo y tener el tiempo (todo el tiempo que puedo) para venerar la presencia de mi hija, que es la vida misma. Así, como un espejo de mi propia vida, Sofía Anastasia hoy es el centro de mi veneración y tributo a la vida, que significa en este pasado 02 de marzo, la celebración de mi cumpleaños 38.

Probablemente, muchos amigos hermosos no saben que desde el 12 de Febrero, el día del nacimiento de Sofía, estoy abocada por completo a cuidarla, conocerla, quererla y sobre todo agradecerla.

Ahora que lo pienso, su cumpleaños será celebrado durante toda su vida, el día de los jóvenes. Ese día de batallas ganadas a fuerza de energía vital que proviene de la juventud, que no creo que sea una juventud cronológica, sino más bien la Juventud del alma. Un alma joven siempre tendrá vida y será capaz de levantarse ante las adversidades, los triunfos y las derrotas, para continuar conquistando los deseos de su alma, justamente así es Anastasia! y esto justamente, es lo que celebro al venerar la vida que se ha formado en mí, y ha llegado anticipada sorprendiéndome al extremo, para regalarme el mejor y más único bien preciado que pueda tener en esta vida: Ella y su presencia.

Celebré mi cumpleaños 38 con la reflexión, de que ahora soy madre, y entonces me doy cuenta de eso que todos sabemos: que las madres siempre se desplazan a sí mismas para colocar a sus hijos primero. Lo estoy viviendo y me hace profundamente feliz! Estos días previos que han sido de tanta exaltación y novedad, han pasado para llevarme poco a poco a la quietud. Me han servido para preparar mi cumpleaños, y este año lo ha hecho mi hija linda con su llegada anticipada, me ha preparado para cumplir años y nacer nuevamente a la vida, a través de su propio nacimiento. Es hermoso! A quien se le hubiera ocurrido un regalo más original y único?...

Todos quienes me conocen y han tenido la oportunidad de celebrar mi cumpleaños, saben que año tras año le dedico tiempo importante a planificarlo y llenarlo de detalles memorables, que siempre son compartidos de una u otra forma con todos aquellos a quienes aprecio. Este año la fiesta será intima, no planificada, sin invitaciones, ni viajes fantásticos, ni sombreros o alas… Este año la fiesta me la ha organizado mi hija!! En su cuna, a esta hora y después de comer, descansa placida y feliz, y al verla a ella me veo en parte a mí… Ella con sus manos juntitas y dormidita de lado, me recuerda mi propio descanso, ese que hace meses cambió y ella con su presencia (y buen ejemplo) me invita a retomar. 
 Así empieza a celebrarme mi cumpleaños esta pulguita hermosa que tengo por hija, que sonríe siempre que puede, cuando duerme, después de comer, e incluso cuando la cambio. Ella me sonríe en esta madrugada de mi cumpleaños, y me llena de una alegría sin igual sólo con sus sonrisas.

Y pienso en la gratitud a la madre, esa que comercialmente celebramos una vez al año, pero que definitivamente deberíamos celebrar cada mañana o a la hora exacta de nuestro nacimiento. Agradecer a nuestros padres la vida. Gracias mamá y papá por la vida que me han dado, no importa cómo haya sido! Me la han dado!! Y aún hasta la madrugada de hoy, del año 38 de mi vida, siguen dándome refugio y resguardo, alimento, calor, apoyo, me dan todo su amor, a su manera. Lo siguen haciendo, aún hoy tan grande que ando a mis 38. Ese es el amor de los padres que una no lo ve con tanta claridad, sólo hasta cuando la vida te da esa oportunidad. Gracias también a ti Sofía!

Parecerá obvio, pero tengo un pensamiento de esos que se convierten en meditación, que me acompaña desde el nacimiento de la niña, tiene que ver con lo Finito de la Vida! Cierto que la vida en sí misma es infinita… pero para nosotros lo mortales, estos que nacemos y morimos sin saber cuándo ni dónde, la vida realmente es finita, lo he descubierto por estos días! Tiene un tiempo, que aunque indeterminado es un lapso que descubrimos día a día, a través de la propia vida!... Ya sé que al leerlo ustedes dirán, “claro Alexandra, es Obvio”… estoy inquieta con esa verdad, y la vivo con intensidad al ver que mi barriguita de nueve meses que me hizo tan feliz, ya no está, los meses pasaron “volando” entre fiestas, alegrías, familia, ocurrencias, ilusiones, trabajo y amigos, compras, y mucha felicidad. La cosa es que Ya pasó! Se fue! Se acabó! Me alegra mucho haber vivido este tiempo maravilloso llena de alegría y acompañada de gente hermosa que completó mi felicidad. Ahora, esa barriguita se convirtió en una hermosa niña que está viva en mis brazos, que ríe, come, crece, hace #2 con mucha frecuencia, y sobre todo respira y transmite Vida. Me da, tanto susto como inquietud que el tiempo pase!!! Sí, sí! No quisiera que el tiempo pase!!!… Jajajaja sé que es tonto este pensamiento, propio sólo para los Dioses o de la Vida en sí misma. Ayer entre risas pre-cumpleañeras bromeaba sobre la idea de los próximos cumpleaños… jajaja creo que serán cada dos años!! Se imaginan…

Bueno queridos amigos, de eso tratan mis pensamientos por estos días, movidos en los afectos y especialmente llenos de alegría, y no puedo negar, que de algunas nostalgias. Finalmente, CELEBRÉ MI CUMPLEAÑOS de una manera única, y fue la mejor fiesta de cumpleaños que pude tener. La fiesta de la vida acompañada por mi hija y  mi familia.

Les dejamos abrazos y cariños, y el anticipo en imágenes de las edades de Alexandra Ochoa, esa que hoy es madre y que seguro algo de ella tendrá su fantástica hija, Sofía.