27 marzo 2013

Nada es igual, Todo se transforma…



Si lo piensan, detenidamente, cada elemento en la vida: nosotros, los otros, las cosas, la naturaleza, los animales, la tierra… todo cambia… todo se transforma. De tanto en tanto estamos cambiando, algunos opinan que ocurre a cada segundo. La cuestión es que ésta no es una nueva reflexión, tiene los tiempos de la historia y la filosofía, pero lo que me urge en ella es su evidencia especialmente por estos días que celebro mi cumpleaños

Todos los años me invento un “encuentro”  eso que llamamos la fiesta de cumpleaños, y cada año asisten por lo general, los amigos que quiero decir: de toda la vida, otros nuevos y otros que poco a poco voy conociendo. Los días previos a la preparación, que en este caso, fueron varios, se empezaron hacer notar las transformaciones, asaltando mi pensamiento como evidencias para la reflexión que me ha servido para estas líneas.

Justamente ahora, pero también desde hace meses, los cambios en la empresa hacen que la gente agitada ante la expectativa: se ilusione, haga consideraciones, se decida, y especialmente se asuste. Y es que no es para menos, puesto que sus vidas van a cambiar. Lo paradójico es que el cambio de la empresa, no es el cambio de ellos, y en algunos casos creo que no se han fijado en ello. También creo que con la situación personal y la del país, difusamente se ven las oportunidades y en ese contexto también deben considerarse las situaciones que seguramente nos van a cambiar, esos pequeños cambios que alteraran la vida para siempre.  Algunos relacionan esto a la imagen del pequeño giro de timón, que termina enrumbando al barco para un destino completamente distinto, y que luego al cabo de un tiempo, el capitán termina preguntándose, porque lo hice? Es pequeño, casi inofensivo pensaran algunos, pero los cambios más importantes se dan con las decisiones más simples o pequeñas. Ahora mismo, muchos grandes cambios en la vida de esas personas, realmente dependen de sus más sutiles transformaciones. Piénsenlo.

No es necesario un salto cuántico para cambiar, ni siguiera nos damos cuenta de cuantos pequeños momentos y decisiones nos van transformando, sólo pasan día a día, y para verlos hace falta eso que llaman conciencia. La conciencia de uno mismo, y también la conciencia sobre los otros. Es dificilísimo, esto de ser consciente! Mis amigas, por ejemplo, apelan al cine 20 minutos antes de empezar la película, es allí cuando deciden invitarme. Jajaja la conciencia sobre ellas y el afecto que les tengo, no me deja molestarme. Es una tontería hacerlo. Ellas felices, llenas de alegría, igualmente me invitan!! Ese es el verdadero momento de la conciencia, saber que quieren compartir conmigo, aunque sea inviable, pero saben que más temprano que tarde estaremos menos cerca, puesto que se acercan cada una de sus partidas. 

Otro caso… la pasante callada y tímida de la oficina, desde hace 3 meses que llegó y estoy segura que mucho ha cambiado. Puede que sepa que ha sido una buena experiencia eso de estar en un puesto tan lindo, ordenando y atendiendo requerimientos de muchas personas que la buscan para resolver “pequeñas cosas”, puede que sepa que la pasantía es el lugar para adquirir conocimientos, poner en práctica lo que aprendió y tener la oportunidad de estar en una empresa. Pero ella ha cambiado de otras múltiples formas que ahora muy probablemente no puede reconocer, sabrá con el tiempo que estuvo en un gran lugar para aprender, que tuvo una gran oportunidad, que las pequeñas cosas esas de poner orden, fueron la base para que le encomienden a futuro nuevas oportunidades de trabajo, que ser ordenada y solicita a las tareas le puede abrir un monto de posibilidades, que hoy comienzan con una pasantía, pero que en el futuro harán de ella una mujer trabajadora y calificada en el orden, entendida en asuntos de oficina, que muchas veces los más estudiados no entendemos. Aunque no sea consciente de ello, Ella hoy en esas pequeñas cosas, labra su futuro.

Un Bebe tiene 5 meses de gestado, cuánto ha cambiado desde el primer momento en que se originó su vida? Desde Noviembre, quién sabe en qué fecha, un milagro empezó a formarse. Silencioso y lento, un milagro se forma en el vientre de una amiga. Ella y Él, en la sorpresa y la alegría de un fantástico momento, serán cuidadosos y precavidos con la noticia, y esperaran algunos meses más para confirmarlo y contarlo a sus amigos. Mientras yo los llamo para extender la invitación a mi cumpleaños, una fiesta para el cambio de 36 a 37 años, ellos me extienden la alegría de la gran noticia. Llegará una nueva vida en algunos meses, y la vida de ellos, mis amigos, ha cambiado para siempre.  Acumularan la experiencia novedosa de la paternidad por el resto de sus vidas, y cada día será distinto, ineludiblemente cada día se transformará la vida que se gestó hace 5 meses, y a su vez, la vida de ambos estará cambiando inequívocamente. Fantástico!! Es el milagro de la vida, que se transforma y cambia todo a su paso. 

Dos mujeres, cada una a su tiempo y manera, han decidido acabar con su relación matrimonial. Acabar con la relación, para los efectos de las personas casadas, es entrar en la compleja y dura decisión de terminar la relación con la persona con la cual compartirías “toda la vida”. Sea por la razón que fuere, en cada uno de los casos  estas mujeres decidieron cambiar. Dejar la vida que construyeron, para emprender una nueva reconstrucción. Es un proceso largo y en muchos casos, doloroso, el que deviene con la decisión. Se dice que son las mujeres las que le ponen el punto final al matrimonio, son ellas al parecer quienes terminan teniendo los pantalones para la decisión de salir, cerrar y no mirar atrás. Es interesante, pues el cambio en estos casos, se gestó paulatinamente y probablemente no se creyó que al final del camino lo mejor sería terminar.  La cosa es que siempre nos dará temor el salto al vacío, ese salto que implica tomar decisiones duras o complejas, esas decisiones que no solo nos involucran a nosotros, sino también a la gente que amamos. Valientes mujeres, cambiantes y arrolladoras. Felicitaciones por no temer el cambio en sus vidas.

También están los que emprende un viaje, aquellos que han decidió que debían volar. La emoción de la novedad seguramente es el motor que alienta esta nueva aventura. Qué bueno que se lo permiten, una vez más, significará un cambio en todos los sentidos. Quizá en este caso, sea clave la disposición a adaptarse. Es lindo, pues con la decisión seguro la disposición esta. No es una garantía que todo salga bien, pero la vida encajará lenta o rápidamente, las cosas tendrán su lugar seguro o provisional, lo maravilloso será disfrutarlo a cada paso, y si es posible al regreso, traer las bolsas llenas de todo lo vivido y aprendido, será la mayor gratificación.

Pero Nada es para siempre y esa es la maravilla del cambio, que nos recuerda que nada permanece y que por ello, hay que vivir intensamente cada día como su fuere el último. Eso me lo decían las monjas hace muchos años, eso lo leí en algún lugar, eso me lo hicieron saber los mexicanos cuando los conocí en su Fiesta de los Muertos, eso lo aprendí con la partida de mi mejor amiga. Y aunque nos cueste, esta verdad del tamaño de la tierra, incuestionable por antonomasia nos libera a la vida misma, a esa vida que cada uno a decidió tener y vivir. Entonces, cuánto realmente estamos dispuestos a cambiar? Cómo genuinamente queremos transformarnos?
 
Es por eso que mi cumpleaños es la excusa perfecta para celebrar el pasado y el futuro, es por eso que me reúno con la gente que estimo y quiero, para compartir la alegría de la vida que tenemos. Es por eso, que no me canso de celebrar y gratificarme por el camino hecho y por el que está por venir.  No quiero despedir estas letras, sin comentarles de la fortuna que he tenido este año. Buscaba un lugar que fuera acogedor, lindo, flexible, y sencillo, y después de poco, casi como un pequeño milagro estaba allí conversando con la dueña del Restaurante Presidente. Ella muy amable! me abrió las puertas para celebrar mi cumpleaños!!! en un lugar privilegiado de Caracas. Es un restaurante que se ha mantenido por más de 42 años en los Palos grandes, siempre de sus dueños, a la misma usanza de sus orígenes, y fiel reflejo que el tiempo bien vivido aunque se transforme, en su esencia sigue siendo el mismo. 

Gracias Miles por permitirme todo este privilegio tan lindo de cambiar bajo su mirada!