02 septiembre 2012

Impresiones de nuestro cine Venezolano

Tengo al menos tres años consecutivos, siguiéndole la pista al cine venezolano. Si bien no soy una experta en cine, lo disfruto y trato de interpretar al máximo el arte visual y sus componentes, narrados a través de la imagen. En este sentido, creo que nuestro cine ha crecido de manera sólida de unos años para acá, y eso efectivamente ha sido muy bueno para quienes lo disfrutan y para quienes lo hacen, su desarrollo se suma al acervo cultural del país. Desde hace algunos años los cineastas venezolanos han tenido la oportunidad de producir guiónes y tramas que nos permitan a nosotros los espectadores, la posibilidad de mirarnos como venezolanos, desde la realidad o la ficción. En este sentido, aplaudo el esfuerzo en invertir en el acto creador, y efectivamente, aplaudo doblemente el esfuerzo de llevarlo a la pantalla grande. Es evidente, que a esta altura no podremos negar el apoyo gubernamental y el trabajo mancomunado de los creadores con sus patrocinantes (quienes cuentan con el), tampoco podemos dejar de un lado, el gran esfuerzo de quienes producen en medio de las vicisitudes propias del acto de “producir”, administrar los recursos y manejarse en el complejo mundo de las relaciones gubernamentales. Es así que el cine venezolano, se ha encontrado en una época por no decir dorada, si de mucha plata para su producción.

Antes de profundizar, salvo a aquellas (pocas) historias donde los argumentos de algunas tramas son en esencia las visiones del venezolano en su país, desde el interior, e incluso desde afuera. Son historias sencillas que hablan de la vida cotidiana y sus dificultades, en un idioma que lejos de la abrumadora violencia descarnada, nos muestra otras realidades igualmente importantes, ese pudiera ser el caso de películas como:
·         Una casa con vista al mar (2001 / Alberto Arvelo)
·         Elipsis (2006 / Eduardo Arias-Nath)
·         Habana Eva (2010 / Fina Torres- Noel García)
·         El chico que miente (2011 / Marité Ugás)
·         El manzano azul (2012 / Olegario Barrera)

Pero esta muestra de cinco películas es la minoría, frente a las 13 películas que he podido listar entre 1994 hasta el 2012, donde observo con preocupación la mirada de nosotros mismos hecha imágenes e historia que queda y quedará grabada por generaciones,a traves de nuestro cine. Esta mirada fundamentalmente habla de nuestra violencia. Esa violencia que no negamos y que con valentía enfrentamos todos los días, en realidad estamos tan expuestos a ella en el día a día, que pudiera parecer que no somos conscientes de ella. Pero creo todo lo contrario. Creo que el venezolano que anda a pié o en su carro, en las principales ciudades del país, se enfrenta con una realidad que ante el desbordamiento de la inseguridad, le plantea situaciones que en muchos casos llegan a parecer inverosímiles pero son absolutamente reales y posibles. Todos, por un decir que parece exagerado, hemos experimentado la angustia de un robo o un asalto, es lamentable que muchos también han vivido la experiencia traumática de un secuestro, o la tristeza de las madres con hijos soldados, estudiantes, trabajadores o delicuentes que mueren con la misma crueldad o saña en manos de una violencia encarnada y que pareciera sin freno. De todo esto y más, tratan esas 13 películas de las que les hablo.

Es claramente tentador el argumento de la violencia. Quizá no sería exagerado decir que todas las peliculas que vemos, siempre tienen pequeñas o grandes dosis de ella, es casi una parte intrinseca de las tramas. Lo que lamento, es que no imperen los argumentos del venezolano que somos. Esos argumentos que tienen que ver con la gente carismática y alegre, que siempre esta bromeando y resolviendo las cosas más inverosímiles de las formas más creativas, que sale al paso de manera entusiasta y que a pesar de las múltiples dificultades que tiene que vivir en el día a día, no se entrampa en el miedo o en la incapacidad de hacer. Siempre hacemos algo, por muy dificil que sea. Siempre resolvemos.

Probablemente, detractores de estas líneas me digan que todos los argumentos de las 13 películas tienen estos elementos del venezolano, y es cierto. En todas las películas, estas y muchas otras características de nosotros, esas características de las que también nos enorgullecemos, salen. El problema, es que salen de fondo frente a la trama. Y que la primicia de las escenas tiene el enfasis es desde el hecho violento, no importa cuales sean las causas. Para mi es importante afirmar y reiterar, que esos venezolanos que eventualmente aparecen retratados como heroes y villanos no somos la mayoría, definitivamente no lo somos. Es así como; no todos los motorizados son ladrones, toda la gente que vive en el Este no es rica, la gente que vive en los barrios no es desordenada, los pobres no se conforman, en las camioneticas y en el metro siempre te consigues gente amable, y en general, la gente siempre esta dispuesta a ayudarte. Esto y muchas cosas más, son hoy una certeza para mi. No podemos dudar de ella, y menos cuando al salir de una de las películas que “retratan” un pedazo de la vida del venezolano, terminemos pensando que somos así, no podemos acostumbrarnos a vernos como lo que NO somos. He dicho algo cierto de las películas, ellas sólo retratan, y mucho menos que un pedazo de lo que somos, no podemos olvidarlo. Realmente espero que nuestros cineastas y escritores se atrevan a colocar el enfasis, como los acentos aún se usan, en estas cosas que nos hacen lo que somos de Verdad y que nos ayuden, como el inconciente colectivo, en hacer de nuestra vida de Venezolano, una vida más segura en lo que aún seguimos siendo: una gente Buena que vale Oro!

1.Sicario (1994 / José Ramón Novoa)
2.Amaneció de golpe /1998 / Carlos Azpúrua)
3. Secuestro Xpress (2005 / Jonathan Jakubowicz)
4.Punto y Raya (2005 / Elia Schneider)
5. Wayuu (2012 / Miguel Curiel)
6. Cyrano (2008 / Alberto Arvelo)
7. Hermano (2010 / Marcel Rasquin- Gonzalo Cubero)
8. La hora cero (2010 / Diego Velasco-Erich Wildpret)
9. Hora Menos (2011 / Frank Spano- Rosana Pastor)
10. Muerte en alto contraste (2011 / Cesar Bolívar)
11. Piedra Papel o Tijera (2012 / Rodolfo Cova- Hernán Jabes)
12. Caracas, las dos caras de la vida (2012 por estrenar / Jackson Gutiérrez)
13. Pipi mil pupu dos lucas (2012 por estrenar / Enrique R. Bencomo & Fernando R. Bencomo)