06 agosto 2012

Puno y Arequipa (4ta entrega)

Después de haber logrado la meta de la ciudad perdida, al regresar a Cusco me di cuenta que continuaba sin plan de viaje. Pero definitivamente, los amigos viajeros con planes de apoyo, seguirían saliendo. Una de las chicas del hotel en la plaza de Armas donde me hospedé, decidida estaba en darme un plan de viaje. La red de servicios de turismo en Cusco es algo que puede llegar a intimidar, pues en todas partes encontrarás propuestas y todas ellas incluyen todo lo que se te pueda ocurrir.
En definitiva, mirando el mapa Puno no estaba tan lejos, no más que Arequipa, a la cual supuestamente llegaría en vuelo. Nada de eso pasó! El cambio incluyo todos los traslados, comidas, entradas, barca, paseos, taxis y asistencia que necesitara a cada paso, todo eso lo planificamos en un par de horas con la guía del hotel, TODO INCLUIDO! Y pagado con la TDC era como la gloria! 450$ que tenían incluido hasta el ultimo táxi que me llevaría en Arequipa al aeropuerto para mi regreso a Venezuela. Puedes creerlo? Yo misma después de pagar, no lo creía. Me asaltó esa experiencia venezolana que consiste en desconfiar y prepararte para la peor parte, conciente que fue tu culpa (por confiao) y además, no molestarte. Jajaja pero era cierto! Y lo comprobaría, una vez más a lo largo de tres días entre Puno y Arequipa.

Al llegar a Puno en la madrugada, lo único que quería era confiar y creer que mi trasladista estaría allí. Mágico! Era como una angelita que me ayudaba a no perderme en la términal, guiada por ella, me llevaría al taxi que me dejaría en el hospedaje donde descansaría un par de horas, antes de salir muy temprano a mi nueva aventura: El Lago Titicaca.

El lago se encuentra ubicado en los Andes Centrales a una altura de 3812 msnm entre Bolivia y Perú. Son 8.562 km² de los cuales el 56% corresponden al Perú y el 44% a Bolivia. Es el lago navegable más alto del mundo! Y todos los barqueros desde muy temprano, se reunen, no sólo para esperar turistas, sino en muchos casos para trabajar en el lago, en la pesca y traslado de la gente que vive en las muchas islas que se encuentran allí. Hay 17 islas y un archipiélago con 17 islotes. Tuve la oportunidad de estar en dos de ellas, en las islas flotantes de los Uros que son un conjunto de islas artificiales hechas de un junco llamado Totora y habitada por descendientes de la etnia Uru, y la otra llamada Taquile o Intika mucho más grande pues tiene 5,72 km² de superficie. Para llegar al centro de su población debes subir la montaña, y 140 metros sobre el lago podrás ver las vistas más hermosas del lago y la isla. En definitiva pasé todo el día navegando, 3 horas de ida y 3 horas de regreso. Fueron las horas mas tranquilas y relajadas que he tenido.




Justo a mi regreso del lago, ya en el hotel me esperaba mi nuevo trasladista! Me llevaría a la terminal y se encargaría de asegurar que tomara el respectivo autobus, rumbo a Arequipa. En la madrugada, nuevamente otro angel me esperaría para llevarme a los brazos de mi nuevo hospedaje. Muy cerca de la plaza de armas de Arequipa, podría descansar y luego salir a conocer la ciudad.




Durante los siguientes dos días tuve la oportunidad de conocer la ciudad, sus lugares más preciados, divisar volcanes, ir a los mercados, tiendas y comer muy rico. Fue definitivamente un viaje lleno de sorpresas, que si bien había comenzado cargada de tristeza, al menos durante unos días se me llenó de una alegría distinta, de la mano de compañía inesperada. Recordé que la vida comienza cada día y que la gente que nos encontramos vale más que todo el Oro del Perú.