11 agosto 2012

Días de descanso en Ibarra-Ecuador (1era Entrega)

Después de la conferencia Interamericana del BID, me tomé algunos días de descanso! Confieso que fueron días muy agradables y hermosos en una ciudad que al principio no sabía donde quedaba, ni qué podría ofrecerme, pero que desde el principio me fascinó!

La Villa de San Miguel de Ibarra, es una tranquila ciudad ubicada en la región andina al norte del Ecuador. Es la capital de la provincia de Imbabura y cuenta con al menos 180.000 habitantes. Dada la gran cantidad de lagos que hay, se le conoce como la provincia de los lagos, y pueden estar seguros que son hermosos y aparecen casi a cada paso! Se dice que es una de las provincias más turísticas del Ecuador. Su gente amable combinada con los hermosos paisajes naturales, la arquitectura y la deliciosa comida, la convierten en la ciudad de aquellos que buscan un descanso. Su ciudad capital Ibarra, se conoce entre la gente como la Ciudad Blanca, aquella donde siempre se vuelve! y debe ser cierto, pues desde el 2008 es Patrimonio histórico y colonial del Ecuador!





Ibarra convive día a día con la maravilla natural del Volcan Imbabura, que alcanza una altura aproximada de 4.600 metros y que en lengua quechua significa Tayta (Papá) Impapura. Esta imponente certeza, la da a la ciudad un descanso tranquilo y sereno cada día, el Impapura se comporta como un papá que desde casi cualquier lugar, puedes mirarlo cada amanecer y atardecer.















En la misma ciudad, también encontrarás la laguna de Yahuarcocha, que literalmente significa "lago de sangre". La historia dice que en sus orillas se tuvo lugar la última batalla de resistencia de los caranquis contra las tropas incas invasoras. La historia es muy dura, pues dice que luego de ganar la batalla, los incas pasaron a cuchillo a todos los sobrevivientes y arrojaron sus cuerpos al lago, tiñéndose este de sangre. Actualmente, hay una oferta variada alrededor del lago, que incluye una moderna pista para carreras automovilísticas además del uso de los ibarreños de este hermoso lugar para la práctica de diversos deportes.
 La sugerencia de ir a tan hermosa “Villa” vino de Norberto, a él lo conocí justamente en el encuentro interamericano del BID celebrado en Cartagena en el 2009, a partir de allí se gestó una relación sincera y apreciada por ambos, que durante estos años se ha cultivado desde la distancia. Con un plan sugerido por Él, en una estancia en Ibarra que queda a dos horas de la ciudad de Quito, supe que podría ser el complemento para ese descanso que necesitaba.

No estoy muy clara de qué fue lo mejor, pues todo desde el inicio fue especial, lleno de detalles, gente linda y familiaridad. Después de meses tratando de saber si mis sentidos habrían retomado su esencia, durante los días en Ibarra realmente confirmé que todos estaban vivos! No estaba en mis planes la vuelta a mi misma... y gran parte de ello la experimenté durante esos días. Serendipias a cada paso, me sorprendían!!! Una familia grande, que te recibe! sin saber quién eres y te permite entrar a compartir la comida, sus conversas, un traguito y chocolates. Esa familia desbordada en detalles cotidianos, que hacen hermosa la vida y el compartir, me recibió en su casa, y eso me hace afortunada. Este Blog es una forma de darles las Gracias! esas que quise dar y que mi voz leve a lo mejor dejó mitigadas. Gracias, Gracias!!!

Hoy sé que de eso se trataba mi Viaje, lo supe día a día, poco a poco y aunque los días pasaron rápido, todo lo vivido me hacía volver a re-aprenderme, mirarme con alegría despues de tantos días tristes y difíciles... Gracias!!