31 julio 2012

Lima la ciudad que reza (1era entrega)

El viaje estaba planificado en 9 días!, en ese tiempo estaría conociendo las ciudades de Lima, Cusco y Arequipa. Lo que no estaba en mis planes es que tambien incluiría la ciudad de Puno, donde esta el lago Titicaca. Es completamente posible, de manera organizada conocer todos estos sitios con sólo mil dólares!!.. realmente el transporte, hospedaje y comidas son muy económicos y hay opciones para todos los intereses. Por su parte, la entrada a los sitios arqueológicos, museos e incluso algunas de las principales iglesias debe ser cancelada, si bien el costo no considero que sea económico, es la razón principal por la cual los turistas van a estas ciudades, verán su patrimonio hecho Oro en sus iglesias. Creo que siempre debes considerar otras opciones, que igualmente interesantes y maravillosas, te permitirán aprender mucho de la cultura peruana!, por ejemplo: el centro y los mercados. Ir a Perú y llegar a Lima es una bonita forma de empezar a conocer el país. La capital esta ubicada en la costa central del país, a orillas del océano pacífico. En 1535 se le dio el nombre de La Ciudad de los Reyes, a razón de la fundación española, mientras los indígenas ya la llamaban “Limaq”. Siendo un Virreinato, se convirtió en la ciudad más grande e importante de América del Sur. Actualmente, supera los 8 millones de habitantes, siendo la quinta ciudad más poblada de América Latina y el Caribe (Ver mas información en Conociendo un poco de Lima-Perú)



La ciudad esta llena de hermosos y bien cuidados ejemplos de la arquitectura colonial, descubriras a lo largo de muchas de sus calles, lugares que te invitan a pasar y querer descubrirlos. Al llegar al centro de Lima si deseas tener una primera vista de la ciudad, acércate a la Iglesia de Santo Domingo y despúes de tomar el tour guiado por el convento, podrías tener la suerte de subir al campanario! Estarás a 46 metros de altura, con la posibilidad de mirar 360 grados la ciudad. Pero no dejes de aprovechar y aprender la fascinante historia alrededor la devocion católica, los santos, la arquitectura de la iglesia, las tumbas de Santa Rosa de Lima y San Martín de Porres, las historias enclavadas en las paredes, la pintura y la escultura que acompañan todo el recorrido. Un buen y apasionado guía valdrá oro en este primer recorriendo religioso. Al final si las fuerzas se agotan, déjate llevar por la tentadora comida tradicional, Prueba TODO! Con confianza!... la gente se esmera en los más diversos platos, llenos de sabores distintivos y aromas deliciosos. Yo los encontré en una feria de comida en la calle!! muy cerca de todo, estaba en poco minutos disfrutando del sabor, el olor, la vista y la música peruana.


 
 
 


Lima en Semana Santa, es una gran fiesta de la tradición y la religiosidad. Debes prepararte pues en ciudades y pueblos, te encontrarás a todos los Santos vestidos con hermosas telas, luces, cantos, rezos y mucho fervor en cada esquina. Mi primer encuentro fue por una calle del centro de Quito, la procesión venía hacia mí!... mi sorpresa quedó pasmada al ver aquel sequito importante de mujeres que cantaban y seguían con pasión las imágenes del dolor, mientras los hombres todos ordenaditos, firmes y llenos de energía los llevaban en hombros. Fue hermoso y muy conmovedor, y eso es independiente de tu fé o tu credo, pues la experiencia está simentada en la creencia sincera de toda esa gente, sus simbolos, cantos, ritos y plegarias. No importa si es de noche o de día, todas las calles se llenan de gente que cree y sale a mostrarlo, gente que comparte la fe y la renueva caminando lo más cerca posible de sus santos. Entonces, el humo del incienso, los cantos, los rezos, el calor de la gente, los murmullos de las oraciones personales, las lágrimas de algunos, y la fuerza de los que cargan a los santos, se mezclan en un rito que de manera ineludible te llena todos los sentidos. Es imposible escapar de la belleza de la gente y sus creencias convertidas en un evento, y al cual tú, aún siendo extranjero e incluso no creyente, te llevarás colmado pues las imágenes y sensaciones dificilmente olvidarás.

 

En la calle encontrarás cualquier imagen o simbolo que habla de la fe. Cualquiera que busques de seguro lo encontrarás. Las históricas palmas con las que, según la biblia recibieron a Jesús y se abre el domingo de Ramos en la Semana santa, las podrás encontrar como obras artesanales detalladas y llenas de color, pues las combinan con flores, lazos, incluso imágenes. Pareciera que son las mujeres son quienes se dedican a este arte, a lo largo de la ciudad las encuentras sentadas silenciosamente en pequeños lugares.








Un lugar para congregarse y elevar las plegarias, son las iglesias y sus altares. Cuando las prácticas del cristianismo salieron de las catacumbas para desarrollarse en el exterior y al crecer las primeras congregaciones que se reunían en casas, se comenzaron las construcciones de las primeras iglesias. En Lima, al menos 20 iglesias encuentras en los alrededores del centro de la ciudad: Iglesias, Ermitas, catedrales, Conventos, Santuarios, Templos y Monasterios, en el resto de la ciudad se cuentan no menos de 100 iglesias y parroquias, todas acuñan los nombres de muchos santos de la iglesia católica que fueron fundamento clave en los procesos de colonización y evangelización españolas. Es evidente a cada paso, el claro influjo que tuvo en la vida de los limeños y sus costumbres cotidianas, la llegada de los españoles y la iglesia católica. La ciudad también cuenta con dos mezquitas de la religión musulmana, dos sinagogas de la religión judía, un templo de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, una iglesia de la religión ortodoxa y cinco templos budistas.

El Censo Nacional del 2007 indicó que el 83 % de los limeños mayores de doce años declaró ser católico, mientras que el 11 % profesa la religión evangélica, el 3 % pertenecen a otras religiones y el 3 % no especifican ninguna afiliación religiosa. Una de las manifestaciones católicas en Lima es la procesión del Señor de los Milagros, que sale en Semana Santa y en el mes de octubre de cada año. Es el patrón de la ciudad desde 1715 y Patrono del Perú desde 2010.

29 julio 2012

Volver a Escribir...

He estado ausente en la escritura desde el 25 de marzo, y algunas cosas se han movido en mi vida, supongo que en la del resto del mundo también!

Volver a escribir es una muy buena señal, pues las cosas a mi alrededor han recuperado el olor, el sabor, la textura, la imagen, los sonidos, las sensaciones, el sentido del placer... Todo vuelve a tener sabor a vida. Creo que una buena forma de retomarme es retomar lo vivido a lo largo de estos meses.

Después de marzo, a las pocas semanas llégo Semana Santa. Esa semana que en la vida de algunas personas pasa entre lo religioso y lo mundano, y para otros significa playa y paseos, mientras otros continuan entre el compromiso de sus trabajos y las cosas por hacer. En mi caso, ya tenía dispuesto conocer Perú, los pasajes desde hacía meses dormían con la mesita de noche, mientras yo acariciaba el sueño de conocer una nueva cultura. Después de todo, estuve tentada a no ir. Creí por momentos que no era necesario buscar nada fuera de mí, pues nada encontraría en medio del dolor de la perdida de mi mejor amiga. Pero pasó algo especial: Una semana antes de la fecha del viaje, en medio de mis sueños y la mesita de noche, apareció mi amiga claramente en un aeropuerto, el pasillo amplio donde a lo lejos la veía, se volvió pequeñito pues corría hacia mí con alegría y sonrisas, aún cuando su familia la llamaba no se volvía hacia ellos! venía hacia mí!! Entonces, tomamos algo que parecían nuestras carteras y seguimos de largo juntas. Era la primera vez que la soñaba, y creo que con ese sueño comenzó el viaje!! Siempre pensamos en realizar un viaje fuera del país juntas, los presupuestos y las agendas no coincidíieron hasta esa noche.

Para mí era extraño, pues no muy segura y llena de tristeza emprendería un viaje, que luego me llevaría a encontrarme conmigo misma. Volví a recordar algo: verse a traves del dolor y la ausencia, y reconocer que la vida de manera privilegiada te sostiene, sólo te recuerda que lo único que debes hacer es VIVIR y retomar siempre la felicidad.

Ese fue el sentido de aquellos días en Perú.