11 marzo 2012

Mis Amigas!

Por estos días celebré mi cumpleaños! Este blog se lo dedico a todas mis amigas! Con ellas celebré 36 años vividos, la alegría de la vida y la felicidad de la familia extendida. Con todas ellas, unas muy cerca y otras desde lejos, me acompañaron. También lo hicieron los hombres!.. a ellos les dedicaré otras líneas.

Las amigas para las mujeres somos muy importantes! Parece tonta esta afirmación, pero Hombres, no olviden esto, con ellas se aprende, se comprende y se re-aprende, con ellas entramos en mundos paralelos de los cuales salimos para entrar en otros, todo al mismo
tiempo, esa es una de las razones por las cuales no paramos de hablar! Con las amigas, nosotras las mujeres tenemos la posibilidad de vernos en la cara de muchas mujeres, que no seremos, pero que de alguna forma tenemos en nosotras. Escuchar sus consejos, sus problemas, ver sus caras, escuchar sus ideas, disfrutar de carteras, vestidos, accesorios y zapatos, contar sus maneras de resolver las cosas que nos pasan, y escuchar todo lo que tienen que decir de ustedes, hombres! Son invaluables las cosas que compartimos, pues son nuestras, vívidas, certeras, llenas de imperfecciones y alegrías, llenas de cotidianidad, de detalles grandes y pequeños, llenas de su propia forma de hacerse glamourosas.
Entre los 25 y 35 tendría mucho que decir de mis grandes amigas, mujeres dedicadas, intensas, algunas ya son mamás, otras divorciadas tempranas, otras reinventadas con la edad, algunas diversas muy diversas!, otras dispersas como ninguna, y otras aún en búsqueda, pero todas, todas, todas, siempre llenas de fe. Es increíble esa capacidad elástica que tenemos de creer a pesar de todo, creer siempre que algo pasará, siempre esperan, aguardan, piensan y vuelven a esperar. Confían ciegamente? … cuidado!, no hay nada de ceguera en ellas, pues son agudas visionarias, pausadas en la espera, tranquilas e intranquilas a la vez, con toques de histeria pero no todas histéricas al mismo tiempo. Son fieles a sí mismas, y sus afectos. Aguardan pacientemente, no por el otro, sino por ellas mismas, para ellas. Se dedican a sí mismas, pero con fervor se desmiden cuando se trata de los suyos, sus hijos, sus parejas, sus amigos, sus amantes, sus familias. Son detallistas, y llenas de detalles que no siempre los otros vemos y apreciamos. Todas mis amigas me han enseñado tanto!

No es que ahora las aprecie más que antes. Lo que creo es que ahora, cuando las veo, veo la visión que da la certeza de verlas felices, alegres y llenas de una energía distinta. Como mujeres amigas, me regalan pistas claras que nacen del pasado cercano que nos une, del presente variado y solido que las forja, y del futuro particularmente inexorable en el que ellas creen indudablemente. Esas son mis amigas!!... y aunque a veces duden, siempre, siempre, siempre las escucho, las tengo presentes y trato, en lo posible, de aprender de ellas. Gracias por ser mis confidentes, hermanas, alcahuetas, primas, consentidoras, mamás, por ser como son… mis amigas!