21 febrero 2012

Más locas que unas cabras

Elena Poniatowska nos regala en su libro las siete cabritas de manera condensada, alegre y profunda la vida intranquila de siete mujeres. Pero, antes de saber de ellas, y para quien no conoce a la octava cabrita, les presento a Elizabeth Louise Amélie Paula Dolores Poniatowska Amor, nacida en París pero nacionalizada con el tiempo como Mexicana.
Si bien, cabra y loca Elena fue toda una Yegua Fina! Hija del príncipe heredero Jean Joseph Evremond Sperry Poniatowski y de María de los Dolores (Paula) Amor de Yturbe, es aristocrática, por ser la hija de un descendiente directo del rey Estanislao II Poniatowski de Polonia. El nombre de Elena deviene de su título de princesa. ¿Y cómo llega a México?... pues a razón de la segunda guerra mundial a la edad de 8 años, junto a su madre y su hermana: Pero ya la ciudad se les había adelantado, pues fueron formadas en el seno de un hogar porfiriano que se refugió en Francia debido a la revolución Mexicana. Quién diría que años después, la misma Elena sería una revolucionada y vanguardista mujer en la literatura mexicana, que se inicia a través del periodismo y se consagra en la escritura como una genuina reina mexicana, pues su compromiso y sus relatos no hicieron más que dar cuenta de ello. Es ella, como buena cabra loca, quien nos invita a conocer el valor y el coraje de ser diferentes, llevando vidas intranquilas y reconociendo la felicidad a través de los riesgos de cada día.
¿Por qué las tildaron de locas? ¿Por qué aún hoy, serían para muchos locas?
Siete mujeres: Nahui Olin (María del Carmen Mondragon 1893-1978), María Izquierdo (1902-1955), Frida Kahlo (1907-1954), Nellie Campobello (1909-1986), Pita (Guadalupe) Amor (1918-2000), Elena Garro (1920-1998) y Rosario Castellanos (1925-1974) Todas ellas mexicanas, regias, llenas de pasión y desbordadas en libertad, supieron mostrar al mundo a través de sus vidas la osadía y el desenfado por vivir. Aún cuando la locura se apareció para germinar en sus vidas, decidieron vivir.
Esa es la palabra que mejor las describe!! Desenfado. Lo que define la desenvoltura, la naturalidad y la falta de prejuicios que se necesitan para vivir, y sin problemas sociales a los que hacer caso. Mostraron e hicieron respetar el camino libre para expresarse en la literatura, el teatro, la poesía, la pintura, la política, la fotografía, la escritura, la danza, y cuanta forma de expresión hubiere en sus épocas. Usaron el desenfado para mostrar de qué estaban hechas y qué pretendían con sus afectos y sus pasiones.
Nahui Olin María del Carmen Mondragón Valseca, hija del general Manuel Mondragón nació en el seno de una familia acaudalada del Porfiriato. Se describe como una mujer de gran belleza que llego a ser pintora y poetisa. Fue educada en París y se caracterizó por tener un carácter firme e impulsivo. Cuando regresó a México se enamoró del joven militar Manuel Rodríguez Lozano, y a los 20 años decidió casarse. A razón de la revolución tuvieron que partir a Europa, donde tuvo la oportunidad de conocer a Pablo Picasso y Diego Rivera. Después de 8 años de matrimonio, regresó sola a México y con el tiempo conocería a Gerardo Murillo (Dr. Atl) con el que inició una relación amorosa que duró más de cinco años y de la que se conocen al menos doscientas cartas de amor escritas por ella y varias obras que la retratan firmadas por él. En este período de su vida es donde Carmen asume el nombre de Nahui Ollin (palabras que recuerdan la fecha que en el calendario azteca era consagrada a la renovación de los ciclos del cosmos) Pero el amor que no dura para siempre, fue renovado al conocer a sus 40 años a Eugenio Agacino, un capitán de barco. Años después se consagra definitivamente a la escritura y la pintura, posterior a la muerte de su capitán. Murió en México a los 85 años de edad.
María Cenobia Izquierdo Gutiérrez, fue una destacada pintora mexicana que tuvo el privilegio por primera vez de exponer sus obras fuera del país. María fue criada por sus abuelos, y posteriormente vivió con su madre, quien se volvió a casar. Retrató la vida cotidiana rural y urbana de México desde su propia experiencia. Si bien estudió pintura durante un año, sus influencias fueron la clave para su desarrollo artístico: Germán Gedovius, Manuel Toussaint y especialmente Rufino Tamayo. Su corazón, así como su amor desde muy joven se decidió a madurar con el matrimonio con un hombre mayor, de allí que hubo de convertirse en mujer y madre rápidamente. Después de escapar y separarse de este primer amor, tuvo la oportunidad de conocer a Cándido Posadas Izquierdo, con quien inició una nueva relación sentimental. De la experiencia con Rufino Tamayo, del cual se sabe que no era entusiasta de tener discípulos, e impartía clases en la Escuela Nacional de Bellas Artes, además de tener afinidad con los proyectos de Diego Rivera, mucho aprendió profesional y afectivamente. Rufino, después los afectos compartidos la abandonó para casarse con otra mujer. Raúl Uribe, pintor sudamericano aparece en su vida para apoyarla en la venta de su obra, especialmente a diplomáticos. Con los años, también Uribe la abandonó, debido a hemiplejia que atacó a María. Ella murió muy pobre en la Ciudad de México a los 53 años de edad.

Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón, fue la tercera hija de Guillermo Kahlo, fotógrafo de origen judío-húngaro y su segunda esposa, Matilde Calderón de origen mexicano con ascendencia española. En 1913 contrajo poliomielitis que la marcaría dejándole una secuela permanente, una pierna mucho más delgada que la otra, con ello dio inicio a un largo recorrido entre diversas enfermedades, lesiones, accidentes y operaciones. Entusiasta e interesada en la política en 1920 se incorporó a las juventudes comunistas y en 1922 entró en la Escuela Nacional Preparatoria de Ciudad de México, la más prestigiosa institución educativa, que recientemente había empezado a admitir chicas como alumnas. El plan era que estudiaría medicina en el futuro, sin embargo las cosas cambiarían de manera radical y en 1925 tomaría sus primeras clases de dibujo y lamentablemente, ese mismo año sufriría un grave accidente en un tranvía, cuyas lesiones le condicionarían por el resto de su vida. El accidente le dejó la columna vertebral fracturada, así como diversas costillas, cuello y pelvis, su pie derecho se dislocó, su hombro se descoyuntó y un pasamanos le atravesó el vientre. Se sometió al menos a 32 operaciones quirúrgicas, el uso de corsés de distintos tipos y diversos mecanismos de "estiramiento". Durante su larga convalecencia dio inicio de forma continuada a pintar. Sus cuadros tenían algo en común: reflejaban los sucesos de su vida y los sentimientos que le producían. Tuvo la oportunidad de conocer a la fotógrafa Tina Modotti, el revolucionario Julio Antonio Mella y el pintor Diego Rivera, entre muchos otros. En 1929 contrajo matrimonio con Diego Rivera y su relación consistió en gran amor que pasó por aventuras con otras personas, un fuerte vínculo creativo, el odio y finalmente un divorcio en 1939. El elefante y la paloma (cómo así los llamaron) fue una relación que pasó por muchas experiencias y pruebas y aunque llegaron a superar sus desavenencias, Frida inició otras relaciones amorosas tanto con hombres como con mujeres que continuaron el resto de su vida. Rivera tuvo violentos celos sobre las relaciones extramatrimoniales de su esposa aunque llevaba mejor las relaciones lésbicas de Frida que las heterosexuales. Entre 1937 y 1939 el revolucionario León Trotsky vivió exiliado en la casa de Frida, con él también sostendría un romance. Tuvo la oportunidad de estar en París, y relacionarse con Picasso y además de aparecer en la portada del Vogue francés. En 1953 en ciudad de México se organizó la única exposición individual en su país durante la vida de la artista, se hizo en la Galería de Arte Contemporáneo y aunque la salud de Frida estaba muy deteriorada y los médicos le prohibieron asistir, ella llegó en una ambulancia y en una cama de hospital contó chistes, cantó y bebió la tarde entera. Ese mismo año le tuvieron que amputar la pierna por debajo de la rodilla debido a una infección de gangrena y esto la sumió en una gran depresión que la llevó a intentar el suicidio en un par de ocasiones. Murió en México a los 47 años de edad.
Nellie Francisca Ernestina Campobello, fue muy cuidadosa durante su vida, en guardar con celo los detalles de su familia e incluso de su nacimiento. Durante los años de la revolución ella llegó a la Ciudad de México, donde se dedicó a escribir y dar clases de danza. Con los años se convertiría en directora de la Escuela Nacional de Danza. Dedicó gran parte de su vida a la investigación y la enseñanza de bailes autóctonos mexicanos. La mejor recopilación del acervo cultural de los indígenas mexicanos en materia de danza lo realizó ella, en su libro “Ritmos Indígenas de México”. Nellie nunca se casó, pero tuvo varios amores y con alguno de ellos tuvo un hijo que murió a los 3 años de edad (1919-1921). En 1985 ella desapareció y su muerte fue investigada por la Comisión de Derechos Humanos, se descubrió que había fallecido en julio de 1986 durante su secuestro. Los detalles de este hecho y su muerte aún no se precisan. Los autores del secuestro fueron Claudio Fuentes Figueroa y su esposa María Cristina Belmont, al parecer con el objeto de robar sus pertenencias: casas, joyas, muebles, documentos inéditos de Francisco Villa y obras de arte de pintores como José Clemente Orozco, Carlos Mérida y Roberto Montenegro, entre otros, todas ellas altamente valuadas en dólares. Murió en México a los 77 años de edad.
Pita (Guadalupe) Amor, sus padres eran miembros de la aristocracia, aunque para 1940, era más un recuerdo que una realidad. Fue la menor de siete hermanos y fue la niña que lloraba y temía a la oscuridad, paralizando la cuadra entera con sus terribles gritos. Cuando joven fue actriz y modelo de fotógrafos y pintores destacados, entre ellos Diego Rivera, Juan Soriano y Raúl Anguiano. Fue a su vez amiga de Frida Kahlo, María Félix, Gabriela Mistral Salvador Novo, Pablo Picasso, Juan Rulfo, Alfonso Reyes, y Elena Garro entre muchos otros grandes intelectuales de 1950. Tenía la costumbre de vestirse con mantones y capas, y no usar ropa interior ni medias. Forjó su poesía caracterizándose por sus expresiones directas y desencadenadas, siempre en primera persona, con una clara influencia de Sor Juana Inés de la Cruz, Francisco de Quevedo y Luis de Góngora. Guadalupe era una mujer controversial por su forma de ser y su modo de vida, no se dejaba dominar por nadie y nunca pasaba inadvertida, aceptaba por igual placeres y amarguras, fue una mujer que vivió intensamente. Su primer escándalo público fue a los 18 años al convertirse en amante de José Madrazo, un rico ganadero de 60 años, tuvo otros romances con toreros, pintores, artistas y escritores. Hermosa, apasionada y polémica. Cuando tenía 41 años decidió tener un hijo, pero al sentirse incapaz de criarlo lo dio en custodia a su hermana mayor, poco tiempo después lamentablemente, su hijo murió ahogado en una pileta con agua a la edad de un año. Esto la afecto profundamente sumiéndola en una gran crisis; no deseaba ver a nadie, y su vida se volvió silenciosa. En 1974, después de 10 años volvió a aparecer recitando poesía mexicana. En el año 2000, sola y en compañía de sus fantasmas: la soledad, el abandono y la muerte, murió en México a los 82 años de edad.

Elena Garro, Hija de padre español y madre mexicana, de joven viajó a la Ciudad de México para estudiar literatura, coreografía y teatro en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Allí conoció a Octavio Paz, con quien se casó en 1937, pero no continuó sus estudios universitarios. Con los años tuvieron una hija, pero finalmente se divorciaron en 1959. En 1968, a raíz de la masacre de Tlatelolco, se vio involucrada en acusaciones en las que supuestamente declaraba contra varios intelectuales mexicanos, esto le ocasionó el rechazo de la comunidad intelectual mexicana, y tuvo que salir al exilio en Estados Unidos, luego en España y Francia durante veinte años. La relación con Paz fue muy intensa y sonada entre la gente que pertenecía al ámbito intelectual en México. Esta relación empezó gracias a unas Camelias que el Poeta le regaló. Fue justamente con el impulso de Octavio Paz que Elena empezó a escribir. Fue narradora además guionista, coreógrafa y periodista. Como intelectual aportó a temas como: la marginación de la mujer, la libertad femenina y la libertad política. Cuando pudo regresar a México vivió en Cuernavaca con todos sus gatos y su hija Helena. Fumó desde muy joven y debido a un cáncer murió en México a los 82 años de edad.

Rosario Castellanos fue hija de una importante familia de terratenientes y desde muy temprano fue consciente de las injusticias que impedían el progreso de los pueblos indígenas. Estudió la Maestría en Filosofía en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), estudió también en la Universidad de Madrid con una beca del Instituto de Cultura Hispánica y llegó a ser profesora de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, así como en la Universidad de Wisconsin, en la Universidad Estatal de Colorado y en la Universidad de Indiana. En 1954 fue becada por la Fundación Rockefeller en el Centro Mexicano de Escritores. Dedicó buena parte de su obra a la defensa de los derechos de las mujeres. En lo personal tuvo un matrimonio desastroso y continuas depresiones que la llevaron en más de una ocasión a ser ingresada médicamente. Sus últimos años los dedicó al servicio exterior, como embajadora de México en Israel, mientras era catedrática en la Universidad Hebrea de Jerusalén. Falleció en Tel Aviv en 1974, a consecuencia de una descarga eléctrica provocada por una lámpara cuando acudía a contestar el teléfono al salir de bañarse. Murió en Israel a los 49 años de edad.

05 febrero 2012

Sobre gusanos, viajes y amor

Seda, la novela de Alessandro Baricco que al menos, he tenido la oportunidad de releer tres veces, y siempre que la leo la encuentro hermosa y llena de detalles maravillosos, es más que una recomendación, un regalo!

Me quedo corta en cualquier recomendación que pienso, pues simplemente no sé como transmitir lo fascinante de una historia contada en 65 breves y hermosos capítulos. Una historia fascinante que pasa por las imágenes, los viajes, el riesgo, los sueños, la vida y sus sorpresas. No sólo son gusanos los que anteceden a la Seda, es la historia de los afectos que nos pasan por la vida y casi sin darnos cuenta los hacemos desapercibidos por el miedo y los retos que nos anteponen.

Esta historia nos recuerda brevemente, a traves de imágenes hermosísimas que el amor no sólo llega a través de los otros, sino que se cultiva y se lleva consigo. No hay forma de vivirlo, sin el riesgo de entregarlo a pesar del temor que nos cause. No hay oportunidad más intensa en la vida, que la de los segundos que acompañan las horas cuando emprendemos un viaje extraordinario. Creo que esto pasa todos los días! lo que ocurre es que no siempre somos conscientes de ello, o quizá tal vez, estamos tan sumergidos en lo cotidiano y su ordinario, que no vemos el leve e invaluable brillo de lo extraordinario.

Acá les dejo un enlace, para que puedan acceder a esta historia. Se pueden regalar unas horas, y en poco menos, habrán usado la llave de la literatura para descubrir suavemente a traves de una historia, el placer del propio viaje. www.colimanet.com/images/stories/alessandrobariccoseda.PDF

04 febrero 2012

Aristas de la libertad…

El sol, el mar y la brisa en mi nuevo refugio acompañaron mi lectura que dio cierre al libro de Susan Sontag “Al mismo tiempo” (2007) Luego, al final de la tarde la historia real contada a través de una película, término de armar las ideas para este blog.

No en vano les recomiendo el libro de Susan, pues no sólo sirvió de catalizador para el tema de hoy, sino para muchos otros de relevancia actual sociopolítica y cultural. En este libro de ensayos y conferencias, que ella en los últimos años de su vida recopila y ordena, son polémicos e interesantes los debates de orden local y global, de un orden estrictamente crítico sobre la propia cultura. “Al mismo tiempo” es lo que justamente hizo ella, al llevar en paralelo una vida llena de compromiso consigo misma, sus ideas y la comprensión de los otros, y con firmeza crítica expresó su postura desde el ejercicio de la escritura y la libertad. Estoy en total acuerdo con Susan y lo promulgo con certeza: el pasaporte a la libertad lo tenemos en la literatura, que es la llave para quienes escriben y leen, de abrir el futuro para hacerlo mejor.



Al pensar en la flexibilidad como una cualidad de la libertad, no puedo menos que ver las posturas rígidas frente a las más diversas situaciones de la vida, como aquellas que cierran el camino a la comprensión y con ello disminuyen la posibilidad de abrir las ventanas del entendimiento. En momentos donde (desde hace mucho) el discurso de la libertad lo usamos para abrir debates y buscar pluralidad, se muestra imperativo el ejercicio de la comprensión de los hechos. No se puede probar el ejercicio de la libertad, sin haber sentido antes su pérdida y con ello, atravesar el arduo camino de recuperarla. Pareciera una constante en la vida? Creo que sí. La sociedad pasa en un continuo entre el ideal, la pérdida, la crisis, la reflexión y la recuperación, es un proceso que prácticamente al manifestarse de manera cíclica denota el hecho mismo de la humanidad.

Al ver “Camino a la libertad” (2010) comienzo a hilar fino en algunos de los significados de la propia libertad. Una película dirigida por Peter Weir que reúne entre otros actores a: Jim Sturgess, Ed Harris, Colin Farrell y Saoirse Ronan, narra el complejo y difícil camino que emprende un grupo de presos que huyen de un campo de trabajo de la Unión Soviética. El gulag siberiano en el que estaban recluidos es el punto de partida, para más de 6.000 kilómetros recorridos a pie en terrenos hostiles, donde cada uno conducirá su propia libertad.


Cada uno de los miembros de este grupo debelará tempranamente sus habilidades y clara intensión de escape, mientras paulatinamente abrirá la puerta de sus historias de vida gracias al relacionamiento y el instinto de supervivencia. Se pondrá de manifiesto la condición humana fracturada y desmembrada por la guerra, pero reconstruida a pulso y sin condición de nacionalidad por la igualdad del derecho que persiguen.


Inicialmente no hay mapa, ni confianza, ni herramientas para el escape, sólo hay un claro y persistente deseo de recuperar la condición de hombres libres. Las culpas y los temores no alcanzan a perseverar, sólo hasta cuando pasada la desconfianza se vuelven un verdadero equipo. Es extraño que esto pase? No! Es absolutamente propio de quienes se comienzan a conocer, y se auto reconocen desde sus sueños, ilusiones y deseos, como seres humanos. Es la confesión itinerante y pausada de un religioso, un asesino, un pintor, un militar, un padre, un esposo y una hija. En todos ellos, en sus historias, a lo largo de la trama donde la confianza gana terreno, se refleja claramente la imperiosa necesidad de perdonarse a sí mismos para ser libres. Este camino que finalmente terminará para algunos en la India, es la excusa para recorrer a lo largo de cada personaje las vivencias, los sentimientos y las racionalidades que aportan entre muchas ideas, una breve reflexión: somos nosotros quienes guiados por la supervivencia, la convicción y la esperanza los que alcanzamos nuestras pequeñas y grandes libertades cotidianas.

Quizá una experiencia fundamental sobre la libertad sea aquella que nosotros nos permitimos cada día, para hacer lo que queremos, cuándo, cómo y con quién queremos. Para ello es vital la determinación que tengamos por preservarla y potenciarla, esto puede hacer la diferencia a la hora de sentirnos realmente libres.