02 enero 2012

Margarita y sus cuentos orientales.

Acabo de terminar de leer los cuentos orientales de Marguerite Yourcenar, realmente es necesario compartir la experiencia que su lectura ha dejado a mi imaginación.
No pretendo un resumen de los cuentos, pues la verdad limitaría el valor de la autora al evocar hechos legendarios y míticos, de formas detalladas, complejas y sencillas a la vez, todas ellas llenas de narraciones que ilustran con total claridad cada historia y su gente.
Los cuentos son breves pero están llenos desde China hasta Grecia, pasando por los Balcanes y Japón de situaciones maravillosas que hablan de los límites humanos, del dolor, de las ausencias, de amores que matan y que reviven. Tienen el poder maravilloso de evocar al paso de cada palabra, la relevancia de la vida y la presencia de la muerte que la complementa. Coloca en detalles imágenes que rescatan de maneras inesperadas los arquetipos de la madre, el amante, los maestros, el asesino, los alumnos, los dioses, el pintor… fascina y sorprende lo que puedes descubrir en cada cuento.
A principios del mes de diciembre empecé a leer, suave y pausadamente cada uno de los 10 cuentos. Empecé mi lectura, como quien deambula buscando sin saber muy bien qué, pero segura que tendría mi atención puesta en la ensoñación propia de los cuentos. Eso estaba segura de buscar, sin embargo al cabo del tercer cuento, encontré mi hilo conductor! era evidente para mí lo transversal de la muerte y sus inesperadas formas de llegar a la vida de cada uno de los personajes. Sin más, cada cuento vino a recobrar sentidos reales de la vida, más allá de los cuentos.
Los recomiendo como una píldora para la imaginación, que revive las certezas que evocan del ser humano y sus dilemas. Les sugiero busquen en ellos no comprender, sino sólo, imaginar!... Feliz Viaje!