26 noviembre 2011

Recomenzar.- Carlos Drummond de Andrade

No importa dónde paraste en que momento de la vida te cansaste lo que importa es que siempre es posible y necesario! Recomenzar!
Recomenzar es darte una nueva oportunidad a ti mismo, es renovar las esperanzas en la vida y lo más importante! creer en ti nuevamente.
Sufriste mucho en ese periodo? Fue una aprendizaje.
Lloraste mucho? Fue limpieza del alma.
Quedaste molesta con las personas? Fue para perdonarlas un día.
Te sentiste solo muchas veces? Es que cerraste la puerta hasta para los ángeles
Creíste que todo estaba perdido? Era el inicio de tu mejora.
Es así! ahora es hora de reiniciar!! de pensar en la luz! De encontrar placer en las cosas simples nuevamente. Qué te parece un lindo corte de pelo? un nuevo curso? o aquél viejo deseo de aprender a pintar? dibujar? dominar la computadora? o cualquier otra cosa! Mira, cuanto desafío? Cuanta cosa nueva en ese mundo te esta esperando. ¿Estás sintiéndote solo? Tonterías! Tienes tanta gente que alejaste en tu periodo de aislamiento. Tienes tanta gente esperando sólo una sonrisa para acercarte a ti. Cuando nos encerramos en la tristeza, ni nosotros mismos nos soportamos. Quedamos horribles!! El mal humor va comiendo nuestro hígado, hasta la boca queda amarga.
Recomenzar, hoy es un buen día para empezar nuevos desafíos.
¿Dónde quieres llegar? Ir alto, soñar alto, querer lo mejor de lo mejor, querer cosas buenas para la vida, pensando así traemos para nosotros aquello que deseamos. Si pensamos en pequeño, cosas pequeñas tendremos. Desea fuertemente lo mejor y principalmente lucha por lo mejor, lo mejor llegará a tu vida. Hoy el día de la limpieza mental. Tira todo lo que te ata al pasado, al mundito de cosas tristes, fotos, ropas, papelitos de caramelos, entradas a cine, boletos de viajes y todo aquello que guardamos cuando pensamos que estamos enamorados. Tira todo eso! pero principalmente, despeja tu corazón. Que de pronto ya estas listo para la vida, para un nuevo amor! Acuérdate, somos enamorables. Somos siempre capaces de amar, muchas y muchas vece. Finalmente, nosotros somos el AMOR. Porque soy del tamaño de aquello que veo, y no del tamaño de mi altura.


Carlos Drummond de Andrade

(Itabira-Minas Gerais (Brasil), 31 de octubre de 1902 – Río de Janeiro, 17 de agosto de 1987)