17 julio 2009

Homo Sexualis.- Sygmunt Bauman

"Tal y como lo afirmara Levi- Strauss, el encuentro entre los sexos es el terreno en el que la naturaleza y cultura se enfrentaron por primera vez. Asimismo, es punto de partida y origen de toda cultura. El sexo fue el primer componente de los atributos naturales del Homo Sapiens sobre el que se grabaron distinciones artificiales, convencionales y arbitrarias: la industria de base de toda cultura, la prohibición del incesto, que dibide a las hembras en elegibles y no elegibles para la cohabitación sexual.

Es evidente que esta función del sexo no fue accidental. De todos los impulsos, inclinacines y tendencias "naturales" del serr humano, el deseo sexual fue y sigue siendo el más irrefutable, obvia y unívocamente social. Se dirige a otro ser humano, exige la presencia de otro ser humano, y hace denodados esfuerzos por transformar ese presencia en una unión. Añora la unidad y hace de todo ser humano alguien incompleto y deficiente a menos que se una a otro, por más realizado y autosuficiente que sea en otros aspectos.

La cultura nació de ese encuentro entre los sexos. En él, la cultura ejerció por primera vez su capacidad creativa de diferenciación. Desde entonces, la íntima cooperación de naturaleza y cultura en todo lo que se refiere a lo sexual no ha cesado, y menos aún ha sido abandonada. A partir de entonces, el Ars Erotica, una creación eminentemente cultural, ha guiado el impulso sexual hacia su satisfacción: la unión de los seres humanos".