27 junio 2008

Serendipias

  • "Si bien existen varias teorías acerca del origen del dulce de leche, la más popular y ampliamente difundida es que fue producto del olvido de una criada, al dejar en el fuego la leche con azucar (preparación conocida en esa época como "lechada").
  • Según Umberto Eco, el mismo Descubrimiento de América (la "genialidad" de Colón) sería una serendipia.
  • A mediados del siglo XIX, se intentó buscar un material para sustituir el marfil de las bolas de billar. En 1870, John Wesley Hyatt, un inventor de Nueva Jersey, estaba prensando una mezcla de serrín y papel con cola, porque creía que así conseguiría el nuevo material. Pero se cortó un dedo, y fue a su botiquín. Sin querer, volcó un frasco de colodión (nitrato de celulosa disuelto en éter y alcohol). Esto provocó que quedara en su estantería una capa de nitrocelulosa. Al verla, Hyatt se dio cuenta de que este compuesto uniría mejor su mezcla de serrín y papel, en lugar de la cola. De este modo se inventó el celuloide.
  • En 1922, Alexander Fleming estaba analizando un cultivo de bacterias, cuando derramó accidentalmente una lágrima sobre el plato que lo contenía. Al día siguiente descubrió que donde había caído la lágrima había un hueco, lo cual le hizo sospechar que las lágrimas pudiesen tener alguna propiedad, y de hecho consiguió extraer una enzima que eliminaba las bacterias sin dañar el tejido humano. Había descubierto sin querer la lisozima, un antibiótico que mataba bacterias, pero no a los glóbulos blancos (que es lo que hacía el fenol usado hasta esa época).
  • Friedrich Kekulé, químico, llevaba mucho tiempo intentando encontrar la huidiza estructura de la molécula de benceno. Simplemente, no se conocía una estructura de seis carbonos que tuviera las propiedades químicas que exhibía. Según cuenta él mismo en sus memorias, una tarde, mientras volvía a casa en autobús, se quedó dormido. Comenzó a soñar con átomos que danzaban y chocaban entre ellos. Varios átomos se unieron, formando una serpiente que hacía eses. De repente, la serpiente se mordió la cola y Kekulé despertó. A nadie se le había ocurrido hasta ese momento que pudiera tratarse de un compuesto cíclico.
  • Las famosísimas notas Post-it surgieron tras un olvido de un operario, que no añadió un componente de un pegamento en la fábrica de 3M. Toda la partida de pegamento se apartó y guardó, pues era demasiado valioso como para tiralo aunque apenas tenía poder adhesivo. Uno de los ingenieros de la empresa, hombre devoto, estaba harto de meter papelitos en su libro de salmos para marcar las canciones cuando iba a la iglesia. Los papelitos no hacían más que caerse. Pensó que sería ideal tener hojas con un poco de pegamento que no fuera demasiado fuerte y que resistiera ser pegado y despegado muchas veces. La vieja partida de pegamento malogrado acudió a su mente. Habían nacido las notas Post-it.
  • Niels Bohr llevaba mucho tiempo trabajando en la configuración del átomo. Tuvo un sueño en el cual vio un posible modelo de dicha configuración, y al despertar, lo dibujó en un papel, sin darle mucha importancia. Poco tiempo después, volvió a ese papel y se dio cuenta de que realmente había hallado la estructura del átomo.
  • El Principio de Arquímedes fue descubierto al introducirse en una bañera y observar cómo su cuerpo desplazaba una masa de agua equivalente al volumen sumergido; gritando entonces la famosa palabra: ¡eureka!
  • El Dr Albert Hofmann descubrió accidentalmente una de las drogas alucinógenas mas poderosas, el LSD (ácido lisérgico-25). Estaba en su laboratorio experimentando con líquidos quimicos y sin querer se le derramó el LSD en la mano introduciéndose por los poros. Tomó su bicicleta y de regeso a casa veía como el sol y la luna se ponían al mismo tiempo, y cómo dragones lo rebasaban en las calles.
  • Politetrafluoretileno (O mas conocido por su nombre comercial Teflón ®). Fue en 1938, mientras el Dr Roy J. Plunkett trabajaba en el desarrollo de sustancias refrigerantes y debido a un mal funcionamiento durante sus experimentos realizó el hallazgo.
Serendipias literarias:
  • Jonathan Swift describió con detalle dos supuestos satélites naturales de Marte en su libro Los viajes de Gulliver, de 1726, a las cuales llamó "Miedo" y "Terror". No se conocía por entonces que Marte tuviese satélite alguno. Según su relato, estas lunas eran irregulares y tenían unas dimensiones y unas velocidades orbitales muy aproximadas a las que se descubrirían... en 1877, 151 años después. Además, fueron bautizadas como Fobos y Deimos, los equivalentes en griego de los nombres de Swift.
  • En Las aventuras de Arthur Gordon Pym, escrito por Edgar Allan Poe en 1850, se cuenta la historia de un naufragio cerca de las islas Malvinas del cual quedan cuatro supervivientes en una balsa. Acuciados por el hambre, sortean entre ellos a quién van a matar para comérselo, y pierde un grumete llamado Richard Parker. En 1884, una goleta británica naufragó cerca de las islas Sandwich. Quedaron cuatro supervivientes, y echaron a suertes a quién debían matar para comérselo y sobrevivir. La suerte decidió que el desafortunado fuera un grumete llamado Richard Parker. En este caso la realidad pareció querer imitar a la ficción.
  • En el libro Futilithy, se narra como un barco llamado Titan naufraga. Dicho libro fue escrito en 1898, 14 años antes del naufragio del Titanic, y las coincidencias son asombrosas. De entrada, el nombre de ambos barcos, el hecho de hundirse ambos en su viaje inaugural. Sus dimensiones similiares (75000 toneladas y 66000, 243 m de eslora y 268) o el apellido del capitán en ambos casos (Smith)".

26 junio 2008

... a fin de que aprendamos...

Mario Benedetti
De: La casa y el Ladrillo, 1977

(...)
"Es Increible pero no estoy solo
a menudo me trenzo con manos o con voces
o encuentro una muchacha para ir lluvia adentro
y alfabetizarme en su áspera hermosura"
(...)
"Y nos aceptan siempre
nos inventan a veces
nos lustran la morriña majadera
con la nostalgia que hubiera tenido
o que tuvieron o que van a tener
pero además nos muestran ayeres y anteayeres
la película entera a fin de que aprendamos
que la tragedia es ave migratoria
que los pueblos irán a contramuerte
y el destino se labra con las uñas"

25 junio 2008

No es lo mismo...

Margarite Yourcenar
de su libro: Una vuelta por mi carcel, 1991

"No vemos dos veces el mismo cerezo, ni la misma luna sobre la que se recorta el pino. Todo momento es el último porque es único. Para el viajero, esa percepción se agudiza debido a la ausencia de rutinas engañosamente tranquilizadoras, propias del sedentario, que nos hacen creer que la existencia va a seguir siendo como es por algún tiempo."

24 junio 2008

Quién es MC Escher?

Maurits Cornelis Escher, nació en Leeuwarden Países Bajos, el 17 de junio de 1898 y falleció en Baarn Holanda, el 27 de marzo de 1972.

Fué un artista holandés, conocido por sus grabados en madera, xilografías y litografías que tratan sobre figuras imposibles, teselaciones y mundos imaginarios. Su obra experimenta con dibujos de 2 ó 3 dimensiones espacios paradójicos que desafían lo habitual. Su obra ha sido de gran interés para los matemáticos.











20 junio 2008

De uns tempos pra cá.- Chico Cesar

De uns tempos pra cá
os móveis, a geladeira
o fogão, a enceradeira
a pia, o rodo, a pá
coisas que eu quis comprar
deu vontade de vender
e ficar só com você
isso de uns tempos pra cá


e uns tempos pra cá
o carro, a casa, o som
tv, vídeo, livros, bom...
o que em tese faz um lar
admito eu quis comprar
começo a me arrepender
pra ficar só com você
isso de uns tempos pra cá


coisas são só coisas
ervem só pra tropeçar
têm seu brilho no começo
mas se viro pelo avesso
são fardo pra carregar

de uns tempos pra cá
o pufe, a escrivaninha
sabe a mesa da cozinha?
lençóis, louça e o sofá
não precisa se alterar
pensei em me desfazer
pra ficar só com você
isso de uns tempos pra cá

de uns tempos pra cá
telefone, bicicleta
minhas saídas mais secretas
tô pensando em deixar
dê no que tiver que dar
seu amor me basta ter
pra ficar só com você
isso de uns tempos pra cá


coisas são só coisas
servem só pra tropeçar
têm seu brilho no começo
mas se viro pelo avesso
são fardo pra carregar

http://www.youtube.com/watch?v=0JWF8UWJDLo

14 junio 2008

Mais Que Isso

Ana Carolina
http://www.youtube.com/watch?v=V7zXQSUyIiw&feature=related

Eu não vou gostar de você porque sua cara é bonita
O amor é mais que isso
O amor talvez seja uma música que eu gostei e botei numa fita
Eu não vou gostar de você porque você acredita
O amor é mais que isso
O amor talvez seja uma coisa que até nem sei se precisa ser dita

Deixa de tolice, veja que eu estou aqui agora
inteiro, intenso, eterno, pronto pro momento e você cobra
Deixa de bobagem, é claro, certo e belo como eu quero
O corpo, a alma, a calma, o sonho, o gozo, a dor e agora pára

Será que é tão difícil aceitar o amor como é
E deixar que ele vá e nos leve pra todo lugar
Como aqui

Será melhor deixar essa nuvem passar
E você vai saber de onde vim, aonde vou
E que eu estou aqui

Composição: (ana Carolina / Chico César)

Los Enciclopedistas Persas. Cuento Persa

Con la llegada del otoño en los jardines imperiales del palacio de Ctesifonte se respiraba una cierta inquietud desde hacía algunos días. Esa mañana perdida en los anales de la historia, las hermosas fuentes resplandecían a sus dos paseantes, acompañados de la orgía cromática, la penetrante mirada perdida de uno contrastaba con el goce de la mirada distraída del otro.

- Dime mi amigo, ¿qué pensamientos te perturban esta preciosa mañana en tumente? Te noto algo distraído ¿Es la derrota en Edessa la fuente de su inquietud?
- El emperador considera el fracaso de nuestra campaña y esta tregua con los romanos como un tiempo para la reflexión, la dedicación al imperio y la preparación de una nueva campaña. Más pesa en su corazón que un campesino no posea semillas que esa derrota.
- Si no es esto entonces, cuéntame tu inquietud noble Samaran, ya sabes que me gusta escuchar sus ideas.
- Y yo aprecio vuestro siempre imprescindible consejo mi amigo Nábedes. He empezado a notar que la vejez empieza a florecer en mi piel y a pesar la satisfacción mostrada por nuestro emperador sobre mi labor administrativa tengo la sensación de que me falta algo por hacer, algo de corte más intelectual. Y tengo la sensación de que se me ha presentado recientemente la posibilidad de rellenar este vacío, llevo días pensando en ello.
- ¿Y qué es esto que te ha sucedido?
- Hace unos tres años aproximadamente, dos hombres un tanto singulares, dos eruditos, me hicieron una petición. Ambos pedían una financiación imperial para su obra. El más joven, de talante inquieto llamado Zamasp intentaba hacer una recopilación de todos los textos del zoroastrismo. El otro, Narsés, de mayor edad y de mayor sabiduría pretendía hacer lo mismo pero con los poetas. Ambas ideas le parecieron buenas al emperador decidió darme pleno poder de decisión sobre el asunto. De modo que mandé que se reunieran conmigo para así comunicarles la decisión. Se me ocurrió ofrecerles una cuantiosa suma de dinero a cambio que no sólo elaboraran una recopilación de su propuesta inicial, sino una recopilación de todo el saber de nuestro imperio. Les di estos tres años de plazo para que lo entregaran, y daría el premio a quien me otorgara la mejor obra. Curiosamente de algún modo la noticia se esparció por Persia y he recibido un total de 23 obras de distintos autores, por lo que me he visto obligado a formar una comitiva de sabios para que elijan el mejor.- Es una tarea muy ambiciosa, pero una brillante idea, incluso es probable que el gran nombre de nuestro emperador sea recordado no sólo por sus hazañas sino por haber fomentado el saber, eso sin duda engrandecerá aun más el nombre de Cosroes. Pero, dejando de lado estas especulaciones, cuéntame entonces el resultado y por qué te encuentro tan distraído.
- Como puedes intuir, Nábedes, las distintas obras, todas muy extensas han ido llegando paulatinamente y tanto el comité como yo mismo, iniciamos la revisión desde el primer envío. A pesar de que el concurso era inicialmente reducido a los dos eruditos decidí aceptarlas todas. Hace unos tres días concedí una audiencia a Zamasp, se mostraba algo disgustado con la participación masiva y me pidió permiso para revisar su obra para así adaptarla a las circunstancias. Su petición me pareció muy razonable así que le concedí una semana como límite pues casi todas las obras están ya revisadas.
Sorprendentemente ayer recibí su recopilación acompañada de una anotación: “he ampliado mi obra original enormemente, hasta su máxima extensión posible”
- ¿Amplió su obra en tan sólo dos días? No me parece que pudiese ampliarla demasiado en tan poco tiempo, supongo que pensaría que ya estaba bastante completa, aunque en ese caso no entiendo por qué pidió más tiempo.
- Aunque parezca raro su anotación es cierta.
- ¿Pero cómo?
- Tu perplejidad no es comparable a la que sentí cuando me hizo entrega de su obra. Es más, pensé que se trataba de un insulto y le exigí una explicación de semejante ofensa a un funcionario imperial bajo amenaza de muerte.
- ¿Pero qué clase de ofensa es esa que me refieres mi amigo Samaran?
- Su “recopilación” consistía simplemente en un conjunto de tapas de fibra de madera para archivar numerosos volúmenes y una pluma para escribir.
- ¿Simplemente te dio los materiales para archivar?
- En efecto, y te aseguro que tras su expiación, no sólo fueron calmados mis ánimos sino que he decidido concederle el premio.
- Disculpa mis dudas mi querido amigo, pero no comprendo por qué merece el premio si no entregó ni una sola página.
- Muy sencillo Nábedes, el joven se excusó con las siguientes palabras: “A sabiendas de que en esta magna empresa han participado muchos sabios de distintos puntos de Persia, no sería de buen proceder elegir sólo una obra, pues ninguna hecha por un hombre puede reunir los saberes de muchos otros. Por lo que le hago entrega de esto, no para que lo utilice con la mejor obra sino para que de todas haga una sola obra y esa será mejor que cualquiera de las partes”
- Sublime.
- Como ves no puedo hacer otra cosa que concederle el premio.
- Ninguna otra cosa.

El susurro del agua acariciaba las notas que emergían de las distintas aves de los jardines, mientras observaba en secreto como la sombra de las dos figuras se alejaba paulatinamente del camino empedrado que da acceso al palacio.

Cuento Persa

13 junio 2008

"Los Tres Principes de Serendip". Fábula Persa

Esto es lo que les sucedió a los tres Príncipes de Serendip, que utilizaron distraídamente su inteligencia. Habían sido educados por su padre, que era arquitecto del gran Shá de Persia, con los mejores profesores, y ahora se encaminaban en un viaje hacia la India para servir al Gran Mogol, del que habían oído su gran aprecio por el Islam y la sabiduría. Sin embargo, tuvieron un percance en su camino.
Una tarde como esta, caminaban rumbo a la ciudad de Kandahar, cuando uno de ellos afirmó al ver unas huellas en el camino:

- Por aquí ha pasado un camello tuerto del ojo derecho. Había observado que la hierba de la parte derecha del camino, la que daba al río, y por tanto la más atractiva, estaba intacta, mientras la de la parte izquierda, la que daba al monte y estaba más seca, estaba consumida. El camello no veía la hierba del río.
- El segundo, que era más sabio, dijo: le falta un diente al camello. La hierba arrancada mostraba pequeñas cantidades masticadas y abandonadas.
- El tercero que era mucho más joven, pero aun más perspicaz. Dijo: el camello está cojo de una de las dos patas de atrás. La izquierda, seguro, las huellas eran más débiles en este lado.
- El mayor, picado en esta competencia, afirmó: por mi puesto de Arquitecto Mayor del Reino que este camello llevaba una carga de mantequilla y miel. Se había fijado en que en un borde del camino había un grupo de hormigas que comía en un lado, y en el otro se había concentrado un verdadero enjambre de abejas, moscas y avispas.
- Se trata de un difícil reto para los otros dos hermanos.
- El segundo hermano bajó de su montura y avanzó unos pasos. Era el más mujeriego del grupo por lo que no es extraño que afirmara: En el camello iba montada una mujer. Y se puso rojo de excitación al pensar en el pequeño y grácil cuerpo de la joven, porque hacía días que habían salido de la ciudad de Djem y no habían visto ninguna mujer aún. Se había fijado en unas pequeñas huellas de pies sobre el barro del costado del río.
- El tercer hermano, absolutamente herido en su orgullo de adolescente por la inteligencia de los dos mayores, afirmó: Es una mujer que se encuentra embarazada, hermano. Tendrás que esperar un tiempo para cumplir tus deseos. Se había percatado que en un lado de la pendiente había orinado pero se había tenido que apoyar con sus dos manos porque le pesaba el cuerpo al agacharse.

Los tres hermanos eran muy listos. Sin embargo, su sabiduría les trajo muchas desgracias.
Por su soberbia de jóvenes.

Al acercarse a la ciudad, contemplaron un mercader que gritaba enloquecido. Había desaparecido uno de sus camellos y una de sus mujeres. Aunque estaba más triste por la pérdida de la carga que llevaba su animal, y echaba la culpa a su joven esposa que también había desaparecido.
-¿Era tuerto tu camello del ojo derecho?, le dijo el hermano mayor.- “Sí”, le dijo el mercader intrigado.- “¿Le faltaba algún diente?”- “Era un poco viejo”, dijo rezongando, “ y se había peleado con un camello más joven.”- “¿Estaba cojo de la pata izquierda trasera?”- “Creo que sí, se le había clavado la punta de una estaca.”- “Llevaba una carga de miel y mantequilla.”- “Una preciosa carga, sí.”- “Y una mujer.”- “Muy descuidada por cierto, mi esposa.”- “Qué estaba embarazada.”- “Por eso se retrasaba continuamente con sus cosas. Y yo, pobre de mí, la dejé atrás un momento. ¿Dónde los habéis visto?”
- “No hemos visto jamás a tu camello ni a tu mujer, buen hombre, le dijeron los tres príncipes riéndose alegremente.

El buen mercader estaba muy irritado. Cuando los vecinos del mercado le dijeron que habían visto tres salteadores tras su camello y su mujer, los denunció. Habían señalado todas esas características del camello con tanta exactitud que ninguno les creyó cuando afirmaron no haber visto jamás al camello. Y se habían reído del mercader, había muchos testigos. Fueron llevados a la cárcel y condenados a muerte ya que en Kandahar el robo de camellos es el peor delito, más que el rapto de esposas.

La cosa no acabó tan mal. La esposa se había escapado, y pudo llegar antes de que los desventaran en la plaza pública, como era costumbre para castigar a los ladrones de camellos.
El poderoso Emir de Kandahar se divirtió bastante con la historia y nombró ministros a los tres príncipes.

“La sabiduría tiene su premio.”
“La casualidad los salvó y aprendieron a ser mucho más prudentes a la hora de manifestar su inteligencia ante los demás.”

Fábula persa

Extracto de Carta. Horace Walpole 1754

"... este descubrimiento es del tipo que yo llamo serendipia, una palabra muy expresiva que voy a intentar explicarle, ya que no tengo nada mejor que hacer: la comprenderá mejor con su origen que con definiciones. Leí en una ocasión un cuentecillo titulado “Los tres príncipes de Seréndip”: en él sus altezas realizaban continuos descubrimientos en sus viajes, descubrimientos por accidente y sagacidad de cosas que en principio no buscaban: por ejemplo, uno de ellos descubría que una mula ciega del ojo derecho recorría últimamente el mismo camino porque la hierba estaba más raída por el lado izquierdo—¿comprende ahora la serendipia?"
Horace Walpole, carta